top

Red DE OCIO Y LITERATURA »

  Canciones
  Humor
  Más Poemas
  Poemas amor
  Chistes
  Fútbol
  Examen de Conducir
  Películas

Poemas de JORGE LUIS BORGES

JORGE LUIS BORGES
JORGE LUIS BORGES (1899-1986) Nacido el 24 de agosto de 1899 en Buenos Aires, e hijo de un profesor, estudió en Ginebra y vivió durante una breve temporada en España relacionándose con los escritores ultraístas. En 1921 regresó a Argentina, donde participó en la fundación de varias publicaciones literarias y filosóficas como Prisma (1921-1922), Proa (1922-1926) y Martín Fierro en la que publicó esporádicamente; escribió poesía lírica centrada en temas históricos de su país, que quedó recopilada en volúmenes como Fervor de Buenos Aires (1923), Luna de enfrente (1925) y Cuaderno San Martín (1929). De esta época datan sus relaciones con Ricardo Güiraldes, Macedonio Fernández, Alfonso Reyes y Oliveiro Girondo. En la década de 1930, a causa de una herida en la cabeza, comenzó a perder la visión hasta quedar completamente ciego. A pesar de ello, trabajó en la Biblioteca Nacional (1938-1947) y, más tarde, llegó a convertirse en su director (1955-1973). Conoció a Adolfo Bioy Casares y publicó con él Antología de la literatura fantástica (1940). A partir de 1955 fue profesor de Literatura inglesa en la Universidad de Buenos Aires. Durante esos años, fue abandonando la poesía en favor de los relatos breves por los que ha pasado a la historia. Aunque es más conocido por sus cuentos, se inició en la escritura con ensayos filosóficos y literarios, algunos de los cuales se encuentran reunidos en Inquisiciones. La historia universal de la infamia (1935) es una colección de cuentos basados en criminales reales. En 1955 fue nombrado académico de su país y en 1960 su obra era valorada universalmente como una de las más originales de América Latina. A partir de entonces se suceden los premios y las consideraciones. En 1961 comparte el Premio Fomentor con Samuel Beckett, y en 1980 el Cervantes con Gerardo Diego. Murió en Ginebra, el 14 de junio de 1986. Sus posturas políticas evolucionaron desde el izquierdismo juvenil al nacionalismo y después a un liberalismo escéptico desde el que se opuso al fascismo y al peronismo. Fue censurado por permanecer en Argentina durante las dictaduras militares de la década de 1970, aunque jamás apoyó a la Junta militar. Con la restauración democrática en 1983 se volvió más escéptico. A lo largo de toda su producción, Borges creó un mundo fantástico, metafísico y totalmente subjetivo. Su obra, exigente con el lector y de no fácil comprensión, debido a la simbología personal del autor, ha despertado la admiración de numerosos escritores y críticos literarios de todo el mundo. Describiendo su producción literaria, el propio autor escribió: "No soy ni un pensador ni un moralista, sino sencillamente un hombre de letras que refleja en sus escritos su propia confusión y el respetado sistema de confusiones que llamamos filosofía, en forma de literatura". Ficciones (1944) está considerado como un hito en el relato corto y un ejemplo perfecto de la obra borgiana. Los cuentos son en realidad una suerte de ensayo literario con un solo tema en el que el autor fantasea desde la subjetividad sobre temas, autores u obras; se trata pues de una ficción presentada con la forma del cuento en el que las palabras son importantísimas por la falsificación (ficción) con que Borges trata los hechos reales. Cada uno de los cuentos de Ficciones está considerado por la crítica como una joya, una diminuta obra maestra. Además, sucede que el libro presenta una estructura lineal que hace pensar al lector que el conjunto de los cuentos conducirán a un final con sentido, cuando en realidad llevan a la nada absoluta. Otros libros importantes del mismo género son El Aleph (1949) y El hacedor (1960). (De Enciclopedia Encarta y Facultad de Humanidades de la Unviersidad de Chile)

un libro
 
 
Apenas una cosa entre las cosas Pero también un arma. Fue forjada En I......
trofeo
 
 
Como quien recorre una costa maravillado de la muchedumbre del mar, al......
edipo y el enigma
 
 
Cuadrúpedo en la aurora, alto en el día con tres pies errando por el v......
efialtes
 
 
En el fondo del sueño están los sueños. Cada noche quiero perderme en ......
buenos aires, 1899
 
 
El aljibe. En el fondo la tortuga. Sobre el patio la vaga astronomía D......
calle desconocida
 
 
Penumbra de la paloma llamaron los hebreos a la iniciación de la tarde......
milonga de albornoz
 
 
Alguien ya contó los días, Alguien ya sabe la hora, Alguien para Quien......
elogio de la sombra
 
 
La vejez (tal es el nombre que los otros le dan) puede ser el tiempo d......
brunanburh, 937 a. d.
 
 
Nadie a tu lado. Anoche maté a un hombre en la batalla. Era animoso y ......
los compadritos muertos
 
 
Siguen apuntalando la recova Del Paseo de Julio, sombras vanas En eter......
dos poemas ingleses (ii)
 
 
A Beatriz Bibiloni Webster de Bullrich Con qué puedo retenerte? Te o......
el truco
 
 
Cuarenta naipes han desplazado la vida. Pintados talismanes de cartón ......
beppo
 
 
El gato blanco y célibe se mira en la lúcida luna del espejo y no pued......
al coyote
 
 
Durante siglos la infinita arena de los muchos desiertos ha sufrido tu......
el espejo
 
 
Yo, de niño, temía que el espejo Me mostrara otra cara o una ciega Más......
aquél
 
 
Oh días consagrados al inútil empeño de olvidar la biografía de un poe......
un cuchillo en el norte
 
 
Allá por el Maldonado, que hoy corre escondido y ciego, allá por el ba......
las calles
 
 
Las calles de Buenos Aires ya son mi entraña. No las ávidas calles, in......
blake
 
 
¿Dónde estará la rosa que en tu mano prodiga, sin saberlo, íntimos don......
eclesiastés, 1, 9
 
 
Si me paso la mano por la frente, si acaricio los lomos de los libros,......
remordimiento por cualquier muerte
 
 
Libre de la memoria y de la esperanza, ilimitado, abstracto, casi futu......
arrabal
 
 
A Guillermo de Torre El arrabal es el reflejo de nuestro tedio. Mis ......
adán es tu ceniza
 
 
La espada morirá como el racimo. El cristal no es más frágil que la ro......
el conquistador
 
 
Cabrera y Carvajal fueron mis nombres. He apurado la copa hasta las he......
gunnar thorgilsson ((1816-1879)
 
 
La memoria del tiempo Está llena de espadas y de naves Y de polvo de i......
elegía del recuerdo imposible
 
 
Qué no daría yo por la memoria de una calle de tierra con tapias bajas......
la noche de san juan
 
 
El poniente implacable en esplendores quebró a filo de espada las dist......
ceniza
 
 
Una pieza de hotel, igual a todas. La hora sin metáfora, la siesta que......
el inquisidor
 
 
Pude haber sido un mártir. Fui un verdugo. Purifiqué las almas con el ......
1971 (dos hombres)
 
 
Dos hombres caminaron por la luna. Otros después. ¿Qué puede la palabr......

Esta es la página 4 de un total de 6     «« Anterior | Siguiente »»