top

Red DE OCIO Y LITERATURA »

  Canciones
  Humor
  Más Poemas
  Poemas amor
  Chistes
  Fútbol
  Examen de Conducir
  Películas

Poemas de JAIME SABINES

JAIME SABINES
Jaime Sabines (1926-1999) Poeta mexicano nacido en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas; el 25 de marzo de 1926. Hijo de un libanés emigrado. Vivió alternativamente ahí y en la ciudad de México. Estudió medicina, pero abandonó estos estudios, posteriormente estudió letras en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), donde se licenció en Lengua y Literatura Española. En su juventud participó en programas de radio. Fue diputado federal por el estado de Chiapas de 1976 a 1979 y diputado en el Congreso de la Unión en 1988 por el Distrito Federal. Fue poeta calificado por el presidente de México, Ernesto Zedillo, como uno de los más importantes del país en el siglo XX, falleció el 19 de marzo de 1999 en México, Distrito Federal, víctima de un cáncer a la edad de 72 años. Sus poemas son viajes al fondo oscuro de las emociones, siempre con fuerza y siempre desgarradores. De su interior sacó poemas toscos y abruptos. A veces acertó y a veces no, pero cuando lo logró, sus poemas, hablan del amor o de la muerte del padre, tienen una fuerza y una tenacidad en donde el ritmo del lenguaje y la potencia de las expresiones dejan sin aliento al lector, seguro de haber tocado una verdad. Fue Premio Villaurrutia en 1973 y Premio Nacional de Literatura en 1983. Sus libros son Horal (1950), La señal (1951), Adán y Eva (1952), Tarumba (1956), Yuria (1967), Maltiempo (1972), Algo sobre la muerte del Mayor Sabines (1973) y Uno es el hombre (1990). Su obra está recopilada en Nuevo recuento de poemas (1977).

niña muerte...
 
 
Niña muerte, descansa en nuestros brazos quietos. En la sombra, descan......
no quiero paz, no hay paz
 
 
No quiero paz, no hay paz, quiero mi soledad. Quiero mi corazón desnud......
del mito
 
 
Mi madre me contó que yo lloré en su vientre. A ella le dijeron: tendr......
horal
 
 
El mar se mide por olas, el cielo por alas, nosotros por lágrimas. El ......
algo sobre la muerte del mayor sabines (iv)
 
 
Vamos a hablar del Príncipe Cáncer, Señor de los Pulmones, Varón de la......
del adiós
 
 
No se dice. Acude a nuestros ojos, a nuestras manos, tiembla, se resis......
tú eres mi marido
 
 
Tú eres mi marido y yo soy tu mujer. Tú eres mi hermana y yo soy tu he......
julito (7)
 
 
—Mira la luna. La luna es tuya, nadie te la puede quitar. La has atado......
algo sobre la muerte del mayor sabines (vi)
 
 
Te enterramos ayer. Ayer te enterramos. Te echamos tierra ayer. Quedas......
el diablo y yo nos entendemos...
 
 
El diablo y yo nos entendemos como dos viejos amigos. A veces se hace ......
espero curarme de ti
 
 
Espero curarme de ti en unos días. Debo dejar de fumarte, de beberte, ......
en medio de las risas...
 
 
En medio de las risas y testigo del llanto, oyendo y viendo gentes rem......
del dolor
 
 
Había sido escrito en el primer testamento del hombre: no lo desprecie......
pasa el lunes...
 
 
Pasa el lunes y pasa el martes y pasa el miércoles y el jueves y el vi......
julito (4)
 
 
—Quiero una Tota, digo, a la hora del almuerzo y Julito se apresura a ......
no hay más. sólo mujer
 
 
No hay más. Sólo mujer para alegrarnos, sólo ojos de mujer para reconf......
he aquí que tú estás sola...
 
 
He aquí que tú estás sola y que yo estoy solo. Haces cosas diariamente......
julito (2)
 
 
—Mamá, tengo la barriga llena de hambre, dice. Y la mamá ríe y le trae......
tu cuerpo está a mi lado...
 
 
Tu cuerpo está a mi lado fácil, dulce, callado. Tu cabeza en mi pecho ......
en la orilla del aire...
 
 
En la orilla del aire (¿qué decir, qué hacer?) hay todavía una mujer. ......
sitio de amor...
 
 
Sitio de amor, lugar en que he vivido de lejos, tú, ignorada, amada qu......
con los nervios saliéndome del cuerpo...
 
 
Con los nervios saliéndome del cuerpo como hilachas, como las fibras d......
de la noche
 
 
En la amorosa noche me aflijo. Le piedo su secreto, mi secreto, la int......
con la flor del domingo...
 
 
Con la flor del domingo ensartada en el pelo, pasean en la alameda ant......
qué es el canto de los pájaros...
 
 
—¿Qué es el canto de los pájaros, Adán? —Son los pájaros mismos que s......
la música de bach mueve cortinas...
 
 
La música de Bach mueve cortinas en la mañana triste, y un viento con ......
en este pueblo, tarumba
 
 
En este pueblo, Tarumba, miro a todas las gentes todos los días. Somos......
se ha vuelto llanto este dolor...
 
 
Se ha vuelto llanto este dolor ahora y es bueno que así sea. Bailemos,......
cuando estuve en el mar era marino...
 
 
Cuando estuve en el mar era marino este dolor sin prisas. Dame ahora t......
de la muerte
 
 
Enterradla Hay muchos hombres quietos, bajo tierra, que han de cuidarl......

Esta es la página 1 de un total de 4     Siguiente »»