top

Red DE OCIO Y LITERATURA »

  Canciones
  Humor
  Más Poemas
  Poemas amor
  Chistes
  Fútbol
  Examen de Conducir
  Películas

Poemas de JAIME SABINES

JAIME SABINES
Jaime Sabines (1926-1999) Poeta mexicano nacido en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas; el 25 de marzo de 1926. Hijo de un libanés emigrado. Vivió alternativamente ahí y en la ciudad de México. Estudió medicina, pero abandonó estos estudios, posteriormente estudió letras en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), donde se licenció en Lengua y Literatura Española. En su juventud participó en programas de radio. Fue diputado federal por el estado de Chiapas de 1976 a 1979 y diputado en el Congreso de la Unión en 1988 por el Distrito Federal. Fue poeta calificado por el presidente de México, Ernesto Zedillo, como uno de los más importantes del país en el siglo XX, falleció el 19 de marzo de 1999 en México, Distrito Federal, víctima de un cáncer a la edad de 72 años. Sus poemas son viajes al fondo oscuro de las emociones, siempre con fuerza y siempre desgarradores. De su interior sacó poemas toscos y abruptos. A veces acertó y a veces no, pero cuando lo logró, sus poemas, hablan del amor o de la muerte del padre, tienen una fuerza y una tenacidad en donde el ritmo del lenguaje y la potencia de las expresiones dejan sin aliento al lector, seguro de haber tocado una verdad. Fue Premio Villaurrutia en 1973 y Premio Nacional de Literatura en 1983. Sus libros son Horal (1950), La señal (1951), Adán y Eva (1952), Tarumba (1956), Yuria (1967), Maltiempo (1972), Algo sobre la muerte del Mayor Sabines (1973) y Uno es el hombre (1990). Su obra está recopilada en Nuevo recuento de poemas (1977).

te quiero a las diez de la mañana
 
 
Te quiero a las diez de la mañana, y a las once, y a las doce del día.......
miss x
 
 
Miss X, sí, la menuda Miss Equis, llegó, por fin, a mi esperanza: alre......
no es nada de tu cuerpo
 
 
No es nada de tu cuerpo, ni tu piel, ni tus ojos, ni tu vientre, ni es......
a estas horas, aquí
 
 
Habría que bailar ese danzón que tocan en el cabaret de abajo, dejar m......
qué costumbre tan salvaje...
 
 
¡Qué costumbre tan salvaje esta de enterrar a los muertos!, ¡de matarl......
los he visto en el cine...
 
 
Los he visto en el cine, frente a los teatros, en los tranvías y en lo......
bajo mis manos crece...
 
 
Bajo mis manos crece, dulce, todas las noches. Tu vientre suave, manso......
soy mi cuerpo
 
 
Soy mi cuerpo. Y mi cuerpo está triste y está cansado. Me dispongo a d......
has visto cómo crecen las plantas...
 
 
—¿Has visto cómo crecen las plantas? Al lugar en que cae la semilla ac......
me preocupa el televisor...
 
 
Me preocupa el televisor. Da imágenes distorsionadas últimamente. Las ......
diluvio
 
 
El cuerpo mantiene la memoria de la sal, del agua, de la harina. (Siem......
en los ojos abiertos de los muertos...
 
 
En los ojos abiertos de los muertos ¡qué fulgor extraño, qué humedad l......
el peatón
 
 
Se dice, se rumora, afirman en los salones, en las fiestas, alguien o ......
he aquí que estamos reunidos...
 
 
He aquí que estamos reunidos en esta casa como en el Arca de Noé: Blan......
mi corazón emprende
 
 
Mi corazón emprende de mi cuerpo a tu cuerpo último viaje. Retoño de l......
te quiero porque tienes...
 
 
Te quiero porque tienes las partes de la mujer en el lugar preciso y e......
siempre fui mi pene
 
 
Siempre fui mi pene, Dios mío, siempre fui el pedazo de mi carne que e......
boca del llanto
 
 
Boca del llanto, me llaman tus pupilas negras, me reclaman. Tus labios......
nada. que no se puede decir nada
 
 
Nada. Que no se puede decir nada. Déjenme hablar ahora; no es posible.......
algo sobre la muerte del mayor sabines (xii)
 
 
Morir es retirarse, hacerse a un lado, ocultarse un momento, estarse q......
no lo salves...
 
 
No lo salves de la tristeza, soledad, no lo cures de la ternura que lo......
doña luz (xxi)
 
 
La casa me protege del frío nocturno, del sol del mediodía, de los árb......
canciones del pozo sin agua (5)
 
 
Esta noche vamos a gozar. La música que quieres, el trago que te gusta......
me encanta dios
 
 
Me encanta Dios. Es un viejo magnífico que no se toma en serio. A él l......
no es nada de tu cuerpo...
 
 
No es nada de tu cuerpo, ni tu piel, ni tus ojos, ni tu vientre, ni es......
ayer estuve observando a los animales...
 
 
—Ayer estuve observando a los animales y me puse a pensar en ti. Las h......
el llanto fracasado
 
 
Roto, casi ciego, rabioso, aniquilado, hueco como un tambor al que gol......
tengo ojos...
 
 
Tengo ojos para ver en esta noche algo de lo que soy, tengo el oído oy......
algo sobre la muerte del mayor sabines (viii)
 
 
No podrás morir. Debajo de la tierra no podrás morir. Sin azúcar, sin ......
la luna
 
 
La luna se puede tomar a cucharadas o como una cápsula cada dos horas.......

Esta es la página 3 de un total de 4     «« Anterior | Siguiente »»