top

Red DE OCIO Y LITERATURA »

  Canciones
  Humor
  Más Poemas
  Poemas amor
  Chistes
  Fútbol
  Examen de Conducir
  Películas

Poemas de Guillermo Ibáñez

Guillermo Ibáñez
Guillermo Ibáñez nace en Rosario en 1949. Al llegar a la adolescencia, cuando empiezan a dársele los primeros poemas, termina de florecer el creacionismo rosarino, ciertamente algo atrasado con relación a movimientos porteños como el invencionismo de Edgar Bayley o su posterior decantación en los poetas de “Poesía Buenos Aires”, liderados por Raúl Gustavo Aguirre. Para entonces, autores como Aldo Oliva, Alberto Carlos Vila Ortiz, Rafael Ielpi, Elena Siró o Armando Raúl Santillán -precedidos de Rubén Sevlever, que hace de nexo con la sensibilidad anterior, la de la Generación del 40-, ya están publicando revistas literarias, y dando a conocer sus primeros libros. Cuando Guillermo Ibáñez comienza su actividad poética, tras juveniles experiencias teatrales, sin embargo, no es a ninguna de estas líneas que adhiere. En efecto, desde “Tiempos”, libro primerizo de 1968, y continuando en “Las paredes”, e “Introspección”, de 1970, su primer libro poéticamente importante, se lo ve comulgar con un desasosiego cósmico de corte vanguardista.

hoy
 
 
El cielo se abrió a mis ojos y nací a este momento, el moment......
poema en tiempo
 
 
Hastío ya no. La espera agobiante o el cáliz de muerte que suele ......
onírico
 
 
Entre los buitres de los sueños. Entre los buitres angelicale......
bajo el peso leve...
 
 
Bajo el peso leve de la alondra crece el verde. Cuando el hombre ......
ii
 
 
Mi casa sumergida en el paisaje, llena de sol y de sombras. Mo......
elegía de américa
 
 
América sin más nombre que tu solo nombre sin más hoy que el que......
inmensidad
 
 
Hay un cielo llamándome a poseerlo y yo me oculto debajo de él. ......
abandonar el tiempo...
 
 
Abandonar el tiempo que no tenga contención en mi cuerpo. Me quedo......
hasta la calma
 
 
Dejarse caer entre paredes que ahogan, sin gritar mis g......
9 Árboles viejos
 
 
Se yerguen gigantes solamente un temporal los estremece. Ocult......
no caigas...
 
 
No caigas en el ardid del poema. No lo creas del todo. Tiende tu pr......
poema en la consumación
 
 
De una mujer traumada y un hombre traumado no pueden nacer hijos. ......
llama recóndita...
 
 
Llama recóndita y perpetua. Guía en la oscuridad, el candil de ......
solución conocida
 
 
Llevo en mí un destino de pie grande hundido en la tierra un de......
poema del amor y de la muerte
 
 
Vivir este voraz ceremonial en el que los poros transpiran la ......
abandonar...
 
 
A Lie-tsé Abandonar la ilusión, el mirar, el credo, cuando ......
el eco...
 
 
El eco antes que la voz, el espejismo aún sin el desierto. ......
declinar...
 
 
Declinar la voracidad, en aras del silencio. En pos del vuelo......
atardecer
 
 
La tarde se desnudó hasta la noche.......
i (poemas)
 
 
Ando perdido en madrugadas de muelles inventados sólo para el insomn......
iii (interrogaciones)
 
 
Un amigo se suicida al amanecer. Pasan las horas. La tarde......
transida...
 
 
Transida de tantas agonías, el alma se refugia. Se refugia.......
la casa de zavalla
 
 
Hay un lugar y un instante residencia del asombro que también es pa......
inicial
 
 
Veo un lento desfile de sombras. En el sueño todo......
un hombre...
 
 
Un hombre sentado al lado de un espejo, es su otro.......
la mujer del tiempo
 
 
Rompe un poco mi estructura -dice la mujerno deseo estar tan e......
38 (estandartes)
 
 
Carne y sangre esperan. El holocausto comienza con el fuego. ......
7 (estandartes)
 
 
Busco la secreta lucidez de la noche, para alcanzarme.......
el aliento...
 
 
El aliento que respira la casa, empaña los vidrios. Sobre cada v......
13 (del paisaje)
 
 
Se tambalea y cae deja de ser una gota, vuelve a ser el agua.......

Esta es la página 1 de un total de 6     Siguiente »»