top

Red DE OCIO Y LITERATURA »

  Canciones
  Humor
  Más Poemas
  Poemas amor
  Chistes
  Fútbol
  Examen de Conducir
  Películas

Poemas de Guillermo Ibáñez

Guillermo Ibáñez
Guillermo Ibáñez nace en Rosario en 1949. Al llegar a la adolescencia, cuando empiezan a dársele los primeros poemas, termina de florecer el creacionismo rosarino, ciertamente algo atrasado con relación a movimientos porteños como el invencionismo de Edgar Bayley o su posterior decantación en los poetas de “Poesía Buenos Aires”, liderados por Raúl Gustavo Aguirre. Para entonces, autores como Aldo Oliva, Alberto Carlos Vila Ortiz, Rafael Ielpi, Elena Siró o Armando Raúl Santillán -precedidos de Rubén Sevlever, que hace de nexo con la sensibilidad anterior, la de la Generación del 40-, ya están publicando revistas literarias, y dando a conocer sus primeros libros. Cuando Guillermo Ibáñez comienza su actividad poética, tras juveniles experiencias teatrales, sin embargo, no es a ninguna de estas líneas que adhiere. En efecto, desde “Tiempos”, libro primerizo de 1968, y continuando en “Las paredes”, e “Introspección”, de 1970, su primer libro poéticamente importante, se lo ve comulgar con un desasosiego cósmico de corte vanguardista.

6 (del paisaje)
 
 
Espejo inmóvil que ilumina al charco y refleja parte del cielo......
la poesía...
 
 
La poesía es el único camino que puede conducirnos, aunque no ......
3 (estandartes)
 
 
La armonía surge de vedados manantiales, -en los sitios de ......
6 (estandartes)
 
 
Una prístina luz se revela. La recuerdo desde antes que la mem......
22 (estandartes)
 
 
Las ventanas se han abierto. Los pájaros en celo ya saben c......
29 uno y el lugar
 
 
Identificado con la vastedad, desierto, mar, estepa. La constante ......
41 de dar ii
 
 
No dar luz o sombra, apenas camino. Las manos, una mirada. Una pal......
42 del otro
 
 
Sin uno el otro no existe. Sin embargo dependo de su existencia......
una nave...
 
 
Una nave precaria, abarloada sucumbe en la borrasca.......
preguntan...
 
 
Preguntan qué hago aquí tanto tiempo. –Escucho el paisaje-, dig......
2 (del paisaje)
 
 
Extraño derrotero, la libélula suspendida en el aire.......
10 (del paisaje)
 
 
El pájaro bate sus pequeñas alas en el agua y sé que no me teme......
pregunto a las palabras...
 
 
Pregunto a las palabras: qué han dicho que estoy desnudo ante t......
lo escrito...
 
 
Lo escrito quiere ser, universo al que falte fíat de voz que un ......
hago poesía...
 
 
Hago poesía con el tiempo del trino y de las voces, lo fugitivo d......
40 en uno
 
 
Surgen palabras. Obedezco solamente. Brotan sentimientos. Miro con l......
4 (del paisaje)
 
 
El «ostinato» del mar memora la sinfonía del tiempo.......
7 (del paisaje)
 
 
Invoco a la flor del aire que pende en cualquier sitio. No importa ......
8 (del paisaje)
 
 
Si el borde del pétalo, roza apenas los labios y estre......
12 (del paisaje)
 
 
Un pájaro ensaya su balanceo, sobre el alambre que posa.......
escribo este libro...
 
 
Escribo este libro, para que puedas verte en él, como en un......
11 (del paisaje)
 
 
Una elegía para la soledad: el sapo gozando en el estanque.......
en medio...
 
 
En medio de esta incertidumbre, la voluntad, la certeza del po......
poema
 
 
El viento de la noche hace de las nubes manadas incesantes, de......
poema
 
 
Las palabras se dibujan solas sobre el papel y la luna pon......
poema
 
 
Ya me fui de las cosas que huía aunque quede mi cuerpo como......
poema
 
 
Algo nos crece en los ojos las manos adquieren ternura. Caminamos ......
imagen
 
 
El firmamento del atardecer es como un océano inaugurado para desv......
inmensidad...
 
 
Inmensidad irradia el cielo, el insecto, admite su lugar. Sól......
un hombre...
 
 
Un hombre no es más que el niño que fue.......

Esta es la página 6 de un total de 6     «« Anterior