top

Red DE OCIO Y LITERATURA »

  Canciones
  Humor
  Más Poemas
  Poemas amor
  Chistes
  Fútbol
  Examen de Conducir
  Películas

Poemas de Guillermo Ibáñez

Guillermo Ibáñez
Guillermo Ibáñez nace en Rosario en 1949. Al llegar a la adolescencia, cuando empiezan a dársele los primeros poemas, termina de florecer el creacionismo rosarino, ciertamente algo atrasado con relación a movimientos porteños como el invencionismo de Edgar Bayley o su posterior decantación en los poetas de “Poesía Buenos Aires”, liderados por Raúl Gustavo Aguirre. Para entonces, autores como Aldo Oliva, Alberto Carlos Vila Ortiz, Rafael Ielpi, Elena Siró o Armando Raúl Santillán -precedidos de Rubén Sevlever, que hace de nexo con la sensibilidad anterior, la de la Generación del 40-, ya están publicando revistas literarias, y dando a conocer sus primeros libros. Cuando Guillermo Ibáñez comienza su actividad poética, tras juveniles experiencias teatrales, sin embargo, no es a ninguna de estas líneas que adhiere. En efecto, desde “Tiempos”, libro primerizo de 1968, y continuando en “Las paredes”, e “Introspección”, de 1970, su primer libro poéticamente importante, se lo ve comulgar con un desasosiego cósmico de corte vanguardista.

ausente...
 
 
Ausente del suceder, el poema refleja, apenas, el asombro.......
no el jardín...
 
 
No el jardín apacible de los lirios. Antes, la avidez de la......
del despertar
 
 
Amanece y el murmullo del árbol crece hasta la inmensidad. Se na......
nominación
 
 
No es necesario ponerle palabras al paisaje. Las luciérnagas s......
11 (estandartes)
 
 
Hablo de un país sin nombres ni palabras. Un país de insomnio. Un p......
18 de lo libre ii
 
 
Crecer en alas y volar, abandonar todas las cosas en el mom......
20 (estandartes)
 
 
Anularse no sentir, no estar. Alcanzar la última puerta.......
21 (estandartes)
 
 
Recorrer infinitas distancias, más allá de viajes elegidos y sa......
23 (estandartes)
 
 
I Hay una puerta que se abre hacia la noche. Luego, ......
26 inicial
 
 
Si digo arriba o abajo, sabio o ignaro, visible o invisible, apa......
33 (estandartes)
 
 
I Detrás del mundo encuentro otro que conmociona los sen......
34 del lugar.
 
 
Un ladrar lejano, pone realidad al edén. Este lugar existe en mí.......
después de...
 
 
Después de la creencia en la revelación, vuelve la orfandad, e......
no de pie...
 
 
No de pie delante de uno mismo, ni detrás o más allá. No sentado med......
lejos de la...
 
 
Lejos de la voracidad del sol. En la punta de la vela que proyec......
5 (del paisaje)
 
 
Sugestivo: el pico del pájaro, es la señal del viento.......
la palabra...
 
 
La palabra, como un puñal, se clava en el día detiene el de......
no importa la oscuridad...
 
 
No importa la oscuridad, la luz, la despedida o el olvido. Só......
ii (poemas)
 
 
Recorro planicies y llanuras donde nace el vértigo vegetales ......
iv (los espejos del aire)
 
 
Elijo la hora del atardecer. El hombre vuelve a sí mismo. ......
intensidades
 
 
Callar y acceder al silencio. Quedarse con la sola ......
13 (estandartes)
 
 
Alcanzar al hombre que se habita, hablar con él, construirlo y......
17 de lo libre
 
 
No esperes que las sutiles tramas de los días forjen una urdimbr......
19 (estandartes)
 
 
Mañana y noche, los que fueron, los que serán y hoy son. La mem......
25 (estandartes)
 
 
Huir de uno, ver en los espejos de los viejos días y encontrar......
31 de soledad.
 
 
Hablo de otra soledad, de una soledad incandescente que i......
descubierto...
 
 
Descubierto el secreto de la noche, la noche se consuma en sí misma......
no vivo...
 
 
No vivo en los recodos de la noche o en los andariveles del día......
sombra ritual...
 
 
Sombra ritual que cada amanecer reanuda el ciclo incandescent......
se desvanece...
 
 
Se desvanece una imagen, surge entre penumbras el otro.......

Esta es la página 5 de un total de 6     «« Anterior | Siguiente »»