top

Red DE OCIO Y LITERATURA »

  Canciones
  Humor
  Más Poemas
  Poemas amor
  Chistes
  Fútbol
  Examen de Conducir
  Películas

Poemas de ROSALÍA DE CASTRO

ROSALÍA DE CASTRO
Rosalia de Castro Nació en: Santiago de Compostela, España el 24 de febrero de 1837 Murió en: Padrón, España el 15 de julio de 1885 Ocupación:Escritora Nacionalidad: Español Periodo:S.XIX Género:Novela. Movimientos:Romanticismo Rosalía de Castro (Santiago de Compostela, 24 de febrero de 1837 - Padrón (La Coruña), 15 de julio de 1885) poeta y novelista en lengua gallega y castellana. Se trata de la figura central del rexurdimento de la literatura gallega en el siglo XIX, autora de Cantares gallegos (1863), obra fundacional del mismo al ser, y uno de los primeros libros enteramente escrito en gallego de la Edad Contemporánea. Fue bautizada con los nombres de María Rosalía Rita. Hija de madre soltera (María Teresa de la Cruz de Castro), perteneciente a la baja nobleza gallega, y padre en principio desconocido (su padre era el seminarista y luego capellán, Jose Martínez Viojo). Se crió sus tías paternas en la aldea de Ortoño, pasando a vivir con su madre a los 10 años. Poco se sabe de su educación, aunque mostró talento de versificadora desde niña. Si sus primeros versos los hacía a la edad de 12 años, a los 17 ya era conocida en el "Liceo de San Agustín". También le gustaba el dibujo, la música y la declamación y, de hecho, participó como actriz en representaciones no profesionales. Contrae matrimonio con Manuel Murguía, erudito cronista de Galicia, al que conoció en Madrid. Al año siguiente da a luz a su primera hija, Alejandra, a la que han de seguir seis hijos más. Vive dedicada a su hogar, a sus hijos y a su marido, pero, debido a los variados puestos de Murguía, el matrimonio vive largas temporadas separado. Esto no fue impedimento para que su marido fuese no solamente el que dio a la imprenta sus Cantares gallegos, sino un constante impulsor de la obra de Rosalía. Cambió de domicilio varias veces, entre Madrid y Simancas, pero en ningún lugar se encontró mejor que en su Galicia natal de donde no salió a partir de 1868. Rosalía nunca disfrutó de una buena salud, estuvo luchando siempre con la enfermedad y a menudo con cierta penuria. En sus obras puede apreciarse su gran personalidad, su carácter recio y una profunda empatía con los desvalidos (en concreto, con la emigración de los campesinos gallegos). Murió de cáncer a los cuarenta y ocho años en su casa de Padrón, que hoy es un museo. A pesar de que pidió que sus restos descansaran en su cantado cementerio de Adina, en Iria Flavia, en 1891 su cuerpo fue exhumado y trasladado al Panteón de Galegos Ilustres en la Iglesia de Santo Domingo de Bonaval (Santiago de Compostela), donde actualmente se encuentra.

era apacible el día
 
 
Era apacible el día y templado el ambiente y llovía, llovía, callada y......
volved (ii)
 
 
Volved, que os aseguro que al pie de cada arroyo y cada fuente de linf......
orillas del sar (vi)
 
 
¡Oh, tierra, antes y ahora, siempre fecunda y bella viendo cuán triste......
cantares gallegos (xv)
 
 
Adiós ríos, adiós fuentes; Adiós, arroyos pequeños; Adiós, vista de mi......
orillas del sar (ii)
 
 
¡Otra vez! Tras la lucha que rinde y la incertidumbre amarga del via......
arrodillada ante la tosca imagen
 
 
Arrodillada ante la tosca imagen, mi espíritu, abismado en lo infinito......
cementerios de galicia
 
 
Cementerios de Galicia con sus cipreses tan altos, con sus olivos oscu......
tiempos que fueron
 
 
Hora tras hora, día tras día, entre el cielo y la tierra que quedan et......
silencio
 
 
¡Silencio! Febril la mano y palpitante el seno, las nieblas en mis oj......
la ventura es traidora
 
 
Teme que una inmensa dicha aquí abajo te sorprenda; glorias, aquí, sob......
tierra sobre el cadáver
 
 
Tierra sobre el cadáver insepulto antes que empiece a corromperse..., ......
extranjera en su patria
 
 
En la ya vieja baranda tapizada de hiedras y de lirios fuese a sentar ......
ando buscando mieles y frescura...
 
 
Ando buscando mieles y frescura para mis labios secos, y no sé cómo en......
volved (i)
 
 
Bien sabe Dios que siempre me arrancan tristes lágrimas aquellos que n......
orillas del sar (iv)
 
 
Tras de inútil fatiga, que mis fuerzas agota, caigo en la senda amiga,......
llévame a aquella fuente
 
 
Llévame a aquella fuente cristalina donde juntos bebimos las purísimas......
sigue tocando a muerto...
 
 
Sigue tocando a muerto -y siempre mudo e impasible el divino rostro ......
orillas del sar (iii)
 
 
Oigo el toque sonoro que entonces a mi lecho a llamarme venía con sus ......
cuando pienso que te huyes
 
 
Cuando pienso que te huyes, negra sombra que me asombras, al pie de mi......
moría el sol
 
 
Moría el sol, y las marchitas hojas de los robles, a impulso de la bri......
orillas del sar (vii)
 
 
Ya que de la esperanza para la vida mía triste y descolorido ha llegad......
Éste se va y se va aquél
 
 
Éste se va y se va aquél, y todos, todos se van. Galicia sin hombres q......
follas novas (hojas nuevas) (xvii)
 
 
Mira que mi corazón es una rosa de cien hojas, y cada hoja una pena qu......
follas novas (hojas nuevas) (xv)
 
 
Un latido, otro latido; un dolor, otro dolor; tras un olvido, otro olv......
una luciernaga entre el musgo brilla
 
 
Una luciernaga entre el musgo brilla y un astro en las alturas centell......
por qué, alma mía
 
 
¿Por qué, alma mía, por qué ya no quieres lo que antes querías? ¿Po......
orillas del sar (i)
 
 
A través del follaje perenne que oír deja rumores extraños, y entre un......
sed de amores tenía...
 
 
Sed de amores tenía, y dejaste que la apagase en tu boca, ¡piadosa sam......
dicen que no hablan las plantas...
 
 
Dicen que no hablan las plantas, ni las fuentes, ni los pájaros, ni la......
tejí yo sola mi tela...
 
 
Tejí yo sola mi tela, sembré sola mi nabal; sola voy por leña al monte......

Esta es la página 1 de un total de 2     Siguiente »»