top

Red DE OCIO Y LITERATURA »

  Canciones
  Humor
  Más Poemas
  Poemas amor
  Chistes
  Fútbol
  Examen de Conducir
  Películas

Poemas de Sergio Borao Llop

Sergio Borao Llop
Narrador y poeta nacido en Mallén (Zaragoza) Colaborador habitual en Inventiva Social, Misioletras, y el suplemento literario del diario Crónica, de Argentina. También del hoy tristemente desaparecido boletín de La Tertulia en Mizar. Incluido en diversas antologías y en las revistas Nitecuento, Imán, Alhucema y Rampa. Asimismo, colabora ocasionalmente en las revistas electrónicas EOM, Elfos, Letralia, Oxigen, Literatuya, Almiar, NGC 3660, Cayo Mecenas, El interpretador, Artesanías literarias, Logogrifo, Caminos de Pakistán, The Big Times y RAMPA. Igualmente presente en las publicaciones Isla Negra, La máquina de escribir o MediaIsla. Incluido en diferentes páginas web como Poesi.as, El Gato de Hank, Arte Poética, Proyecto Patrimonio, El cronista de la red, Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, Palavreiros, Cisne Negro, La Biblioteca de Bizién, Poetas del mundo, Kultural, El viejo faro, Vapores deliciosos, El Guardavías, Poesía Salvaje o Nausicaa, así como en algunas antologías en contra de la guerra. Sus textos han sido leídos en los programas radiofónicos "Ruido de magia", "El diluvio y la pasajera" y "Tus poemas por las ondas". Ha recogido la mayor parte de sus cuentos en dos libros: El Alba sin espejos y Reflejos, Intrusiones, Imposturas, y su poesía en el volumen La estrecha senda inexcusable, compuesto por los poemarios La estrecha senda inexcusable, El rostro prohibido, Metropolicromía, Itinerarios hacia ti, El horizonte traicionado, Viñetas y recuerdos, Despertar en el zaguán, Extrañamientos y rescates, Destierro, Mariela y Por si mañana no amanece. Fue finalista en los certámenes de Poesía y Relatos "Ciudad de Zaragoza 1990".

persistencia
 
 
Dentro de cien años cuando reine el olvido cuando ya nada impor......
mirar el mar
 
 
Mirar el mar al este el norte el sur pintarlo en el oeste ......
la raÍz de tu tristeza
 
 
No sé de qué raíz envenenada ha crecido en tu pecho la tristeza......
pÁjaro en una tormenta
 
 
Ese día, ese primer día de la naciente primavera la embriagadora músi......
retener un instante las soñadas imágenes
 
 
Retener un instante las soñadas imágenes. Apoyar suavemente mi cabeza......
como lÁgrimas en la lluvia
 
 
Vine a gritar y me pobló el silencio. Del son, sólo fantasmas nue......
albaida
 
 
Recuerdos de una ciudad en la que nunca estuve. Sus casas blancas, de......
si te vas a marchar
 
 
Si te vas a marchar, toma mi mano y empújame al abrazo de la muerte, ......
noviembre
 
 
Noviembre es el heraldo de la bruma, sacerdote en los templos donde......
sequÍa
 
 
Mientras llueven promesas electorales y caen gritos contaminados sobr......
despedida
 
 
No volverán mis manos a tus manos. No volverán mis ojos a mirarte. N......
cantamos
 
 
Cantamos porque la vida lo precisa. Porque al mágico influjo de la......
veneno
 
 
Creedme: Es en verdad un mal valle, ése de la tristeza, para queda......
en dÍas como hoy
 
 
En días como hoy, la verdadera dificultad estriba en levantarse de l......
tu
 
 
Muy lejos del paraíso en la cumbre de nada caminaba. ......
habitaciones
 
 
Habitaciones que se bifurcan, que se multiplican y no terminan. ......
si tan sÓlo la tarde pudiera reunirnos
 
 
Si tan sólo la tarde pudiera reunirnos bajo la lluvia triste en ......
no me busquÉis
 
 
Cuando, olvidados ya de mí y de mis quimeras, tal vez echéis de meno......
al borde del asfalto
 
 
Nace la primavera al borde del asfalto. Las ruedas marcan el rostro......
sombra
 
 
Sombra, tú, volando en autocares atestados en los jardines en las plá......
si termina el amor
 
 
Si termina el amor el agua es más espesa en los estanques y un ángel......
dentro de cien años
 
 
Dentro de cien años Dentro de cien años cuando reine el olvido cuan......
manifiesto
 
 
Porque hay pueblos dormidos más allá de la tierra. Porque hay hormiga......
¡que alargada es la sombra de tu ausencia!
 
 
Andar el empedrado sin tus pasos resonando a la vera de los míos es ......
hay una muchedumbre de astros negros celestes
 
 
Hay una muchedumbre de astros negros celestes allende las fronteras q......
podrÍa entrecerrar los ojos
 
 
Podría entrecerrar los ojos y evadirme... Podría abandonarme a la m......
humo
 
 
Escuchó la fuga de un eco en su memoria. Supo entonces que todo lo......
huÉsped de las sombras
 
 
Ese fue el día en que las fuentes manaron hiel. La luna, ese crepúscu......
santateresa
 
 
Los humanos nos juzgan crueles, pero ¿qué valor puede tener en est......
por las obtusas calles de lo cotidiano caminamos
 
 
Por las obtusas calles de lo cotidiano caminamos. Sin nadie a los co......

Esta es la página 1 de un total de 2     Siguiente »»