top

Red DE OCIO Y LITERATURA »

  Canciones
  Humor
  Más Poemas
  Poemas amor
  Chistes
  Fútbol
  Examen de Conducir
  Películas

Poemas de CÉSAR VALLEJO

CÉSAR VALLEJO
César Vallejo (1892-1938). Sin discusión, el poeta peruano más grande de todos los tiempos, una figura capital de la poesía hispanoamericana del siglo XX —al lado de Neruda y Huidobro— y una de las voces más originales de la lengua española. Su complejo mundo poético se distingue por un profundo arraigo al ámbito familiar; las experiencias del dolor cotidiano y la muerte; la visión del mundo como un lugar penitencial sin certeza de salvación; la solidaridad con los pobres y desamparados del sistema capitalista; y la fe en la utopía revolucionaria prometida a los hombres por el marxismo. En diversas etapas de su obra se notan los influjos del modernismo, la vanguardia, el indigenismo, la poesía social y el impacto de acontecimientos históricos, como la Guerra Civil española. Nació en Santiago de Chuco, en la zona andina norte del Perú, en el seno de una familia con raíces españolas e indígenas. Desde niño conoció la miseria, pero también el calor del hogar, lejos del cual sentía una incurable orfandad. Estudió en la Universidad de Trujillo, ciudad donde recibió el estímulo de "la bohemia" local formada por periodistas, escritores y políticos rebeldes. Allí publicó sus primeros poemas antes de llegar a Lima a fines de 1917. En esta ciudad aparece su primer libro, Los heraldos negros (impreso en 1918, circula en 1919), uno de los más representativos ejemplos del posmodernismo, tras las huellas de Leopoldo Lugones y Julio Herrera y Reissig. En 1920 hace una visita a su pueblo natal, donde se ve envuelto en unos disturbios que lo llevarán a la cárcel por unos tres meses; esta experiencia tendrá una crítica y permanente influencia en su vida y obra, y se refleja de modo muy directo en varios poemas de su siguiente libro, Trilce (1922). Se considera esta obra como un momento fundamental en la renovación del lenguaje poético hispanoamericano, pues en ella vemos a Vallejo apartándose de los modelos tradicionales que hasta entonces había seguido, incorporando algunas novedades de la vanguardia y realizando una angustiosa y desconcertante inmersión en los abismos de la condición humana que nunca antes habían sido explorados. Al año siguiente parte para París, donde permanecerá (con algunos viajes a la Unión Soviética, España y otros países europeos) hasta el fin de sus días. Los años parisinos fueron de extrema pobreza y de intenso sufrimiento físico y moral. Participa con amigos como Huidobro, Gerardo Diego, Juan Larrea y Juan Gris en actividades de sesgo vanguardista, pero pronto abjura de su propio Trilce y hacia 1927 aparece firmemente comprometido con el marxismo y su activismo intelectual y político. Escribe artículos para periódicos y revistas, piezas teatrales, relatos y ensayos de intención propagandística, como Rusia en 1931. Reflexiones al pie del Kremlin (1931). Inscrito en el Partido Comunista de España (1931) y nombrado corresponsal, sigue de cerca las acciones de la Guerra Civil y escribe su poema más político: España, aparta de mí este cáliz , que aparece en 1939 impreso por soldados del ejército republicano. Toda la obra poética escrita en París, y que Vallejo publicó parcamente en diversas revistas, aparecería póstumamente en esa ciudad con el título Poemas humanos (1939). En esta producción es visible su esfuerzo por superar el vacío y el nihilismo de Trilce y por incorporar elementos históricos y de la realidad concreta (peruana, europea, universal) con los que pretende manifestar una apasionada fe en la lucha de los hombres por la justicia y la solidaridad social.

trilce (poema xlv)
 
 
Me desvinculo del mar cuando vienen las aguas a mí. Salgamos siempre. ......
trilce (xxxv)
 
 
El encuentro con la amada tanto alguna vez, es un simple detalle, casi......
trilce (poema xlix)
 
 
Murmurando de inquietud, cruzo, el traje largo de sentir, los lunes ......
españa, aparta de mí este cáliz (vi)
 
 
Cortejo tras la toma de Bilbao Herido y muerto, hermano, criatura v......
palmas y guitarra
 
 
Ahora, entre nosotros, aquí, ven conmigo, trae por la mano a tu cuerpo......
trilce (poema xxx)
 
 
Quemadura del segundo en toda la tierna carnecilla del deseo, picadura......
miré el cadáver, su raudo orden...
 
 
Miré el cadáver, su raudo orden visible y el desorden lentísimo de su ......
los mineros salieron de la mina...
 
 
Los mineros salieron de la mina remontando sus ruinas venideras, fajar......
trilce (poema xlviii)
 
 
Tengo ahora 70 soles peruanos. Cojo la penúltima moneda, la que suena ......
trilce (poema xxix)
 
 
Zumba el tedio enfrascado bajo el momento improducido y caña. Pasa una......
himno a los voluntarios de la república
 
 
Voluntario de España, miliciano de huesos fidedignos, cuando marcha a ......
guitarra
 
 
El placer de sufrir, de odiar, me tiñe la garganta con plásticos venen......
mayo
 
 
Vierte el humo doméstico en la aurora su sabor a rastrojo; y canta, ha......
trilce (poema lx)
 
 
Es de madera mi paciencia, sorda, vegetal. Día que has sido puro, niño......
tiempo (ii)
 
 
Tiempo Tiempo. Mediodía estancado entre relentes. Bomba aburrida del ......
trilce (poema xli)
 
 
La Muerte de rodillas mana su sangre blanca que no es sangre. Se huele......
trilce (poema xxvii)
 
 
Me da miedo ese chorro, buen recuerdo, señor fuerte, implacable cruel ......
deshojación sagrada
 
 
Luna! Corona de una testa inmensa, que te vas deshojando en sombras gu......
altura y pelos
 
 
¿Quién no tiene su vestido azul? ¿Quién no almuerza y no toma el tranv......
considerando en frío, imparcialmente
 
 
Considerando en frío, imparcialmente, que el hombre es triste, tose y,......
cuídate, españa, de tu propia españa
 
 
¡Cuídate, España, de tu propia España! ¡Cuídate de la hoz sin el marti......
trilce (poema xxxviii)
 
 
Este cristal aguarda ser sorbido en bruto por boca venidera sin diente......
españa, aparta de mí este cáliz (viii)
 
 
Aquí, Ramón Collar, prosigue tu familia soga a soga, se sucede, en tan......
el pan nuestro
 
 
Para Alejandro Gamboa Se bebe el desayuno...húmeda tierra de cementer......
sauce
 
 
Lirismo de invierno, rumor de crespones, cuando ya se acerca la pronta......
trilce (poema li)
 
 
Mentira. Si lo hacía de engaños, y nada más. Ya está. De otro modo, ta......
el palco estrecho
 
 
Más acá, más acá. Yo estoy muy bien. Llueve; y hace una cruel limitaci......
trilce (poema xlvi)
 
 
La tarde cocinera se detiene ante la mesa donde tú comiste; y muerta d......
españa, aparta de mí este cáliz
 
 
Niños del mundo, si cae España –digo, es un decir- si cae del cielo ab......
bordas de hielo
 
 
Vengo a verte pasar todos los días, vaporcito encantado siempre lejos.......

Esta es la página 2 de un total de 3     «« Anterior | Siguiente »»