top

Red DE OCIO Y LITERATURA »

  Canciones
  Humor
  Más Poemas
  Poemas amor
  Chistes
  Fútbol
  Examen de Conducir
  Películas

Poemas de CÉSAR VALLEJO

CÉSAR VALLEJO
César Vallejo (1892-1938). Sin discusión, el poeta peruano más grande de todos los tiempos, una figura capital de la poesía hispanoamericana del siglo XX —al lado de Neruda y Huidobro— y una de las voces más originales de la lengua española. Su complejo mundo poético se distingue por un profundo arraigo al ámbito familiar; las experiencias del dolor cotidiano y la muerte; la visión del mundo como un lugar penitencial sin certeza de salvación; la solidaridad con los pobres y desamparados del sistema capitalista; y la fe en la utopía revolucionaria prometida a los hombres por el marxismo. En diversas etapas de su obra se notan los influjos del modernismo, la vanguardia, el indigenismo, la poesía social y el impacto de acontecimientos históricos, como la Guerra Civil española. Nació en Santiago de Chuco, en la zona andina norte del Perú, en el seno de una familia con raíces españolas e indígenas. Desde niño conoció la miseria, pero también el calor del hogar, lejos del cual sentía una incurable orfandad. Estudió en la Universidad de Trujillo, ciudad donde recibió el estímulo de "la bohemia" local formada por periodistas, escritores y políticos rebeldes. Allí publicó sus primeros poemas antes de llegar a Lima a fines de 1917. En esta ciudad aparece su primer libro, Los heraldos negros (impreso en 1918, circula en 1919), uno de los más representativos ejemplos del posmodernismo, tras las huellas de Leopoldo Lugones y Julio Herrera y Reissig. En 1920 hace una visita a su pueblo natal, donde se ve envuelto en unos disturbios que lo llevarán a la cárcel por unos tres meses; esta experiencia tendrá una crítica y permanente influencia en su vida y obra, y se refleja de modo muy directo en varios poemas de su siguiente libro, Trilce (1922). Se considera esta obra como un momento fundamental en la renovación del lenguaje poético hispanoamericano, pues en ella vemos a Vallejo apartándose de los modelos tradicionales que hasta entonces había seguido, incorporando algunas novedades de la vanguardia y realizando una angustiosa y desconcertante inmersión en los abismos de la condición humana que nunca antes habían sido explorados. Al año siguiente parte para París, donde permanecerá (con algunos viajes a la Unión Soviética, España y otros países europeos) hasta el fin de sus días. Los años parisinos fueron de extrema pobreza y de intenso sufrimiento físico y moral. Participa con amigos como Huidobro, Gerardo Diego, Juan Larrea y Juan Gris en actividades de sesgo vanguardista, pero pronto abjura de su propio Trilce y hacia 1927 aparece firmemente comprometido con el marxismo y su activismo intelectual y político. Escribe artículos para periódicos y revistas, piezas teatrales, relatos y ensayos de intención propagandística, como Rusia en 1931. Reflexiones al pie del Kremlin (1931). Inscrito en el Partido Comunista de España (1931) y nombrado corresponsal, sigue de cerca las acciones de la Guerra Civil y escribe su poema más político: España, aparta de mí este cáliz , que aparece en 1939 impreso por soldados del ejército republicano. Toda la obra poética escrita en París, y que Vallejo publicó parcamente en diversas revistas, aparecería póstumamente en esa ciudad con el título Poemas humanos (1939). En esta producción es visible su esfuerzo por superar el vacío y el nihilismo de Trilce y por incorporar elementos históricos y de la realidad concreta (peruana, europea, universal) con los que pretende manifestar una apasionada fe en la lucha de los hombres por la justicia y la solidaridad social.

lluvia
 
 
En Lima…En Lima está lloviendo el agua sucia de un dolor qué mortífero......
los anillos fatigados
 
 
Hay ganas de volver, de amar, de no ausentarse, y hay ganas de morir, ......
retablo
 
 
Yo digo para mí: por fin escapo al ruido; nadie me ve que voy a la nav......
la cena miserable
 
 
Hasta cuándo estaremos esperando lo que no se nos debe...Y en qué reco......
agape
 
 
Hoy no ha venido nadie a preguntar; ni me han pedido en esta tarde nad......
trilce (poema xliv)
 
 
Este piano viaja para adentro, viaja a saltos alegres. Luego medita en......
para el alma imposible de mi amada
 
 
Amada: no has querido plasmarte jamás como lo ha pensado mi divino amo......
de puro calor tengo frío...
 
 
¡De puro calor tengo frío, hermana Envidia! Lamen mi sombra leones y e......
el poeta a su amada
 
 
Amada, en esta noche tú te has crucificado sobre los dos maderos curva......
los pasos lejanos
 
 
Mi padre duerme. Su semblante augusto figura un apacible corazón; está......
ello es que el lugar donde me pongo...
 
 
Ello es que el lugar donde me pongo el pantalón, es una casa donde me ......
trilce (poema xxxi)
 
 
Esperanza plañe entre algodones. Aristas roncas uniformadas de amenzas......
dios
 
 
Siento a Dios que camina tan en mi, con la tarde y con el mar. Con él ......
trilce (poema lxvi)
 
 
Dobla el dos de Noviembre. Estas sillas son buenas acogidas. La rama d......
sermón sobre la muerte
 
 
Y, en fin, pasando luego al dominio de la muerte, que actúa en escuadr......
esta noche desciendo del caballo
 
 
Esta noche desciendo del caballo, ante la puerta de la casa, donde me ......
amor prohibido
 
 
Subes centelleante de labios y ojeras! Por tus venas subo, como un can......
trilce (poema xxxii)
 
 
999 calorías Rumbbb…Trrraprrr rrach… chaz Serpertínica u del biscocher......
amor
 
 
Amor, ya no vuelves a mis ojos muertos; y cuál mi idealista corazón te......
los heraldos negros
 
 
Hay golpes en la vida, tan fuertes... Yo no sé! Golpes como del odio d......
trilce (i)
 
 
Quién hace tanta bulla y ni deja testar las islas que van quedando. Un......
piedra negra sobre piedra blanca
 
 
Me moriré en París con aguacero, un día del cual tengo ya el recuerdo.......
la cólera que quiebra al hombre en niños...
 
 
La cólera que quiebra al hombre en niños, que quiebra al niño en pájar......
y no me digan nada...
 
 
Y no me digan nada, que uno puede matar perfectamente, ya que, sudando......
pequeño responso a un héroe de la república (ix) (españa...)
 
 
Un libro quedó al borde de su cintura muerta, un libro retoñaba de su ......
poema para ser leído y cantado
 
 
Sé que hay una persona que me busca en su mano, día y noche, encontrán......
la violencia de las horas
 
 
Todos han muerto. Murió doña Antonia, la ronca, que hacía pan barato e......
trilce (xiii)
 
 
Pienso en tu sexo. Simplificado el corazón, pienso en tu sexo, ante el......
trilce (poema lxv)
 
 
Madre, voy mañana a Santiago, a mojarme en tu bendición y en tu llanto......
amanece lloviendo...
 
 
Amanece lloviendo. Bien peinada la mañana chorrea el pelo fino. Melanc......

Esta es la página 1 de un total de 3     Siguiente »»