top

Red DE OCIO Y LITERATURA »

  Canciones
  Humor
  Más Poemas
  Poemas amor
  Chistes
  Fútbol
  Examen de Conducir
  Películas

Poemas de BLANCA VARELA

BLANCA VARELA
Blanca Varela (1926- ). Poeta peruana, nacida en Lima, cuya voz lírica ha alcanzado un tono personal, intenso y reconocible que le ha dado un puesto sobresaliente en la actual poesía hispanoamericana. Su evolución ha sido pausada y no muy abundante en libros, pero sí rigurosa y profunda. La suya no es una poesía fácil de clasificar, aunque algunas de sus raíces estéticas puedan identificarse, porque se ha mantenido al margen de corrientes en boga y permanecido fiel a una búsqueda interior que no ha hecho sino perfeccionarse. En la década de 1940, además de seguir estudios universitarios, hizo periodismo, frecuentó la tertulia literaria de la Peña Pancho Fierro que presidía José María Arguedas, y cultivó la amistad, entre otros, de escritores como Sebastián Salazar Bondy y Emilio Adolfo Westphalen. Allí conoció al pintor Fernando de Szyszlo, con quien estuvo casada largos años. Colaboró en la revista Las moradas, dirigida por Westphalen. En 1949, marchó a París y empezó a escribir poesía, aparte de dedicarse al periodismo y la traducción. El clima intelectual europeo de esa época (sobre todo el existencialismo y los rescoldos todavía candentes del surrealismo) influyeron en ella; frecuentó también a escritores hispanoamericanos que residían en esa ciudad, como Ernesto Cardenal, Julio Cortázar y Octavio Paz, quien estimularía su trabajo poético, prologaría su primer libro y le sugeriría su título: Ese puerto existe (México, 1959). Tras un breve retorno al Perú, en 1955, vivió entre 1957 y 1960 en Washington. Desde entonces ha residido casi permanentemente en su ciudad natal, con contactos muy esporádicos con el ambiente literario. A fines de la década de 1960, colaboró en otra importante revista de Westphalen: Amaru. Ha sido secretaria General del Centro Peruano del PEN Club Internacional y actualmente dirige la oficina del Fondo de Cultura Económica en Lima. Después del libro mencionado, la autora ha publicado los siguientes: Luz del día (1963), Valses y otras falsas confesiones (1972), Canto villano (1978), Camino a Babel (1986), Ejercicios materiales (1993), El libro de barro (1993), Poesía escogida (1993), Del orden de las cosas (1993). Bajo el título Canto villano (1986) ha recopilado su obra poética desde 1949 a 1983. Con sólo relativos cambios de tono y retórica, esta obra producida con cierta parquedad y a veces entrecortadamente, nace de una tensión nunca resuelta entre experiencia e imaginación, entre el orden y el delirio. Su poesía expresa la sensación de que la existencia es absurda y trivial, y de que por eso mismo hay que imaginarla distinta, hallando en ella belleza y sentido. Lo que ocurre a nuestro alrededor suele ser triste, mísero o monótono, pero eso no anula nuestro afán de alcanzar una forma de intensidad que calme el inextinguible deseo de ser de otro modo. El foco es la intimidad, pero no la sentimental —la referencia a los valses del folclore peruano es irónica—, sino la que tejemos con realidades y sueños que renovamos cada día y que llamamos vida. Ese existir sólo se revela al trasluz del lenguaje, porque las palabras —en su incandescencia metafórica y alusiva— apenas dan un indicio de la vivencia que les da origen, al mismo tiempo que la fijan como un intento por aproximarse a ella. El drama de su voz está en ese juego de precariedad e intensidad que la envuelve. Premio Lorca de Poesía. Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana,2007

nadie nos dice
 
 
Nadie nos dice cómo voltear la cara contra la pared y morirnos sencill......
así debe ser
 
 
Así debe ser el rostro de dios el cielo rabiosamente cruzado por nubes......
visitación
 
 
Dejé al demonio encerrado en un cajón en su pequeño lecho de crespón ......
es fría la luz
 
 
Es fría la luz de la memoria lo apenas entrevisto brilla con insistenc......
diálogo
 
 
Él abre la boca es roja por dentro ella abre los ojos su córnea es bla......
lady's journal
 
 
El ratón te contempla extasiado la araña no se atreve a descender ni u......
morir cada día un poco más
 
 
morir cada día un poco más recortarse las uñas el pelo los deseos apre......
hoguera de silencios
 
 
hoguera de silencios crepitar de lamentos por el camino de la carne sa......
strip-tease
 
 
Quítate el sombrero si lo tienes quítate el pelo que te abandona quíta......
media voz
 
 
la lentitud es belleza copio estas líneas ajenas respiro acepto la luz......
fútbol
 
 
juega con la tierra como con una pelota báilala estréllala reviéntala ......
puerto supe
 
 
A J.B. Está mi infancia en esta costa, bajo el cielo tan alto, c......
Continúe en Poemas de ALBERTO GIRRI »»»

Esta es la página 1 de un total de 1