top

Red DE OCIO Y LITERATURA »

  Canciones
  Humor
  Más Poemas
  Poemas amor
  Chistes
  Fútbol
  Examen de Conducir
  Películas

Poemas de GUSTAVO ADOLFO BÉCQUER

GUSTAVO ADOLFO BÉCQUER
Gustavo Adolfo Bécquer (1836-1870). 1. INTRODUCCIÓN Poeta español. Es una de las figuras más importantes del romanticismo y sus Rimas supusieron el punto de partida de la poesía moderna española. 2. VIDA Nació en Sevilla, hijo de un pintor y hermano de otro, Valeriano. También él mismo practicó la pintura, pero, después de quedarse huérfano y trasladarse a Madrid, en 1854, la abandonó para dedicarse exclusivamente a la literatura. No logró tener éxito y vivió en la pobreza, colaborando en periódicos de poca categoría. Posteriormente escribió en otros más importantes, donde publicó crónicas sociales, algunas de sus Leyendas y los ensayos costumbristas Cartas desde mi celda. Obtuvo un cargo muy bien pagado, en 1864, de censor oficial de novelas. Hacia 1867 escribió sus famosas Rimas y las preparaba para su publicación, pero con la Revolución de 1868 se perdió el manuscrito y el poeta tuvo que preparar otro, en parte de memoria. Su matrimonio, con la hija de un médico, le dio tres hijos, pero se deshizo en 1868. Bécquer, que desde 1858 estaba aquejado de una grave enfermedad, probablemente tuberculosa o venérea, se trasladó a Toledo, a casa de su hermano Valeriano. Éste murió en septiembre de 1870 y el poeta el 22 de diciembre, a los treinta y cuatro años. 3. RIMAS Las Rimas, una colección de setenta y seis poesías, publicadas al año siguiente con el título inicial de El libro de los gorriones, poseen una cualidad esencialmente musical y una aparente sencillez que contrasta con la sonoridad un tanto hueca del estilo de sus predecesores. Formalmente son poemas breves en versos asonantes, donde el mundo aparece como un conjunto confuso de formas invisibles y átomos silenciosos cargados de posibilidades armónicas que se materializan en visión o sonido gracias a la acción del poeta que une las formas con las ideas. Se refieren a la emoción de lo vivido, al recuerdo, a experiencias convertidas en sentimientos. También aparece el amor, el desengaño, el deseo de evasión, la desesperanza y la muerte. Su pureza y humildad, junto con su engañosa sencillez, suponen la "culminación de la poesía del sentimiento y de la fantasía", en palabras de Jorge Guillén, y como dijo Luis Cernuda: "Desempeñan en nuestra poesía moderna, un papel equivalente al de Garcilaso en nuestra poesía clásica: el de crear una nueva tradición que llega a sus descendientes." 4. LAS LEYENDAS Un acento poético semejante y una calidad artística nada inferior, tienen las Leyendas, título con el que se agrupan todas las narraciones en prosa de Bécquer. Se publicaron originalmente en periódicos, entre 1861 y 1863, por lo que se supone que su composición fue anterior a la mayor parte de las Rimas. Son veintidos y están escritas con un estilo vaporoso, delicado y rítmico, donde abundan las descripciones, las imágenes y las sensaciones. Revelan un aspecto importante del romanticismo literario de su autor al mostrar un interés artístico y arqueológico por la edad media, con sus templos y claustros románicos o góticos, campos sombríos y calles tenebrosas, palacios y castillos. Predomina en ellas un espíritu donde se impone lo misterioso, lo sobrenatural y mágico con historias de raíz popular en muchas ocasiones, en las que la búsqueda de lo inalcanzable suele ser su argumento central. Bécquer también escribió teatro, adaptó obras dramáticas ligeras francesas e italianas. Colaboró en una gran obra editorial, Historias de los templos de España, de la que sólo apareció un volumen, en 1864. Y en sus Cartas literarias a una mujer, de 1860-61, expone sus puntos de vista con respecto a su poesía, que para él es "estética del sentimiento." Las Rimas y las Leyendas de Bécquer continúan editándose con regularidad y, aún hoy en día, constituyen uno de los puntos de referencia capitales de la literatura moderna española.

nuestra pasión fue un trágico sainete... (rima xxxi)
 
 
Nuestra pasión fue un trágico sainete, en cuya absurda fábula, lo c......
cómo vive esa rosa que has prendido... (rima xxii)
 
 
¿Cómo vive esa rosa que has prendido junto a tu corazón? Nunca hast......
besa el aura que gime blandamente... (rima ix)
 
 
Besa el aura que gime blandamente las leves ondas que jugando riza; el......
rima lvi
 
 
Hoy como ayer, mañana como hoy, ¡y siempre igual! Un cielo gris......
rima xliii
 
 
Dejé la luz a un lado y en el borde de la revuelta cama me senté, mu......
cruza callada, y son sus movimientos... (rima xxxiv)
 
 
Cruza callada, y son sus movimientos silenciosa armonía: suenan sus......
al ver mis horas de fiebre... (rima lxi)
 
 
Al ver mis horas de fiebre e insomnio lentas pasar, a la orilla de mi ......
las ropas desceñidas... (rima lxxiv)
 
 
Las ropas desceñidas, desnudas las espadas, en el dintel de oro de l......
rima lxviii
 
 
No sé lo que he soñado en la noche pasada. Triste, muy triste......
cuando sobre el pecho inclinas... (rima xix)
 
 
Cuando sobre el pecho inclinas la melancólica frente, una azucena tron......
entre el discorde estruendo de la orgía... (rima lv)
 
 
Entre el discorde estruendo de la orgía acarició mi oído, como nota ......
rima lxxv
 
 
¿Será verdad que cuando toca el sueño con sus dedos de rosa nuestros ......
rima xlvi
 
 
Me ha herido recatándose en las sombras, sellando con un beso su trai......
rima xlvii
 
 
Yo me he asomado a las profundas simas de la tierra y del cielo, y ......
rima lxvii
 
 
¡Qué hermoso es ver el día coronado de fuego levantarse, y a ......
rima xxxvi
 
 
Si de nuestros agravios en un libro se escribiese la historia y se......
rima lxxii
 
 
Primera voz Las ondas tienen vaga armonía, las violetas suave ......
rima lxxvi
 
 
En la imponente nave del templo bizantino, vi la gótica tu......
rima lxii
 
 
Primero es un albor trémulo y vago, raya de inquieta luz que corta el......

Esta es la página 3 de un total de 3     «« Anterior