top

Red DE OCIO Y LITERATURA »

  Canciones
  Humor
  Más Poemas
  Poemas amor
  Chistes
  Fútbol
  Examen de Conducir
  Películas

Poemas de GUSTAVO ADOLFO BÉCQUER

GUSTAVO ADOLFO BÉCQUER
Gustavo Adolfo Bécquer (1836-1870). 1. INTRODUCCIÓN Poeta español. Es una de las figuras más importantes del romanticismo y sus Rimas supusieron el punto de partida de la poesía moderna española. 2. VIDA Nació en Sevilla, hijo de un pintor y hermano de otro, Valeriano. También él mismo practicó la pintura, pero, después de quedarse huérfano y trasladarse a Madrid, en 1854, la abandonó para dedicarse exclusivamente a la literatura. No logró tener éxito y vivió en la pobreza, colaborando en periódicos de poca categoría. Posteriormente escribió en otros más importantes, donde publicó crónicas sociales, algunas de sus Leyendas y los ensayos costumbristas Cartas desde mi celda. Obtuvo un cargo muy bien pagado, en 1864, de censor oficial de novelas. Hacia 1867 escribió sus famosas Rimas y las preparaba para su publicación, pero con la Revolución de 1868 se perdió el manuscrito y el poeta tuvo que preparar otro, en parte de memoria. Su matrimonio, con la hija de un médico, le dio tres hijos, pero se deshizo en 1868. Bécquer, que desde 1858 estaba aquejado de una grave enfermedad, probablemente tuberculosa o venérea, se trasladó a Toledo, a casa de su hermano Valeriano. Éste murió en septiembre de 1870 y el poeta el 22 de diciembre, a los treinta y cuatro años. 3. RIMAS Las Rimas, una colección de setenta y seis poesías, publicadas al año siguiente con el título inicial de El libro de los gorriones, poseen una cualidad esencialmente musical y una aparente sencillez que contrasta con la sonoridad un tanto hueca del estilo de sus predecesores. Formalmente son poemas breves en versos asonantes, donde el mundo aparece como un conjunto confuso de formas invisibles y átomos silenciosos cargados de posibilidades armónicas que se materializan en visión o sonido gracias a la acción del poeta que une las formas con las ideas. Se refieren a la emoción de lo vivido, al recuerdo, a experiencias convertidas en sentimientos. También aparece el amor, el desengaño, el deseo de evasión, la desesperanza y la muerte. Su pureza y humildad, junto con su engañosa sencillez, suponen la "culminación de la poesía del sentimiento y de la fantasía", en palabras de Jorge Guillén, y como dijo Luis Cernuda: "Desempeñan en nuestra poesía moderna, un papel equivalente al de Garcilaso en nuestra poesía clásica: el de crear una nueva tradición que llega a sus descendientes." 4. LAS LEYENDAS Un acento poético semejante y una calidad artística nada inferior, tienen las Leyendas, título con el que se agrupan todas las narraciones en prosa de Bécquer. Se publicaron originalmente en periódicos, entre 1861 y 1863, por lo que se supone que su composición fue anterior a la mayor parte de las Rimas. Son veintidos y están escritas con un estilo vaporoso, delicado y rítmico, donde abundan las descripciones, las imágenes y las sensaciones. Revelan un aspecto importante del romanticismo literario de su autor al mostrar un interés artístico y arqueológico por la edad media, con sus templos y claustros románicos o góticos, campos sombríos y calles tenebrosas, palacios y castillos. Predomina en ellas un espíritu donde se impone lo misterioso, lo sobrenatural y mágico con historias de raíz popular en muchas ocasiones, en las que la búsqueda de lo inalcanzable suele ser su argumento central. Bécquer también escribió teatro, adaptó obras dramáticas ligeras francesas e italianas. Colaboró en una gran obra editorial, Historias de los templos de España, de la que sólo apareció un volumen, en 1864. Y en sus Cartas literarias a una mujer, de 1860-61, expone sus puntos de vista con respecto a su poesía, que para él es "estética del sentimiento." Las Rimas y las Leyendas de Bécquer continúan editándose con regularidad y, aún hoy en día, constituyen uno de los puntos de referencia capitales de la literatura moderna española.

dices que tienes corazón... (rima lxxvii)
 
 
Dices que tienes corazón, y sólo lo dices porque sientes sus latidos. ......
como en un libro abierto... (rima xliv)
 
 
Como en un libro abierto leo de tus pupilas en el fondo. ¿A qué fin......
sabe, si alguna vez tus labios rojos... (rima xx)
 
 
Sabe, si alguna vez tus labios rojos quema invisible atmósfera abrasad......
volverán las oscuras golondrinas... (rima liii)
 
 
Volverán las oscuras golondrinas en tu balcón sus nidos a colgar, y ot......
voy contra mi interés al confesarlo... (rima xxvi)
 
 
Voy contra mi interés al confesarlo; no obstante, amada mía, pienso cu......
cerraron sus ojos... (rima lxxiii)
 
 
Cerraron sus ojos que aún tenía abiertos, taparon su cara con un blanc......
antes que tú me moriré... (rima xxxvii)
 
 
Antes que tú me moriré; escondido en las entrañas ya el hierro llev......
por una mirada, un mundo... (rima xxiii)
 
 
Por una mirada, un mundo; por una sonrisa, un cielo; por un beso... ¡Y......
despierta, tiemblo al mirarte... (rima xxvii)
 
 
Despierta, tiemblo al mirarte; dormida, me atrevo a verte; por eso, al......
cuando me lo contaron sentí el frío... (rima xlii)
 
 
Cuando me lo contaron sentí el frío de una hoja de acero en las entrañ......
dos rojas lenguas de fuego (rima xxiv)
 
 
Dos rojas lenguas de fuego que a un mismo tronco enlazadas; se aproxim......
rima lix
 
 
Yo sé cuál el objeto de tus suspiros es. Yo conozco la causa......
al brillar un relámpago nacemos... (rima lxix)
 
 
Al brillar un relámpago nacemos, y aún dura su fulgor cuando morimos; ......
del salón en el ángulo oscuro... (rima vii)
 
 
Del salón en el ángulo oscuro, de su dueña tal vez olvidada, silencios......
tú eras el huracán (rima xli)
 
 
Tú eras el huracán, y yo la alta torre que desafía su poder. ¡Tenías......
rima lxxi
 
 
No dormía; vagaba en ese limbo en que cambian de forma los objetos,......
los invisibles átomos del aire... (rima x)
 
 
Los invisibles átomos del aire en derredor palpitan y se inflaman el c......
espíritu sin nombre... (rima v)
 
 
Espíritu sin nombre, indefinible esencia, yo vivo con la vida sin form......
como la brisa que la sangre orea... (rima vi)
 
 
Como la brisa que la sangre orea sobre el oscuro campo de batalla, car......
no digáis que agotado su tesoro... (rima iv)
 
 
No digáis que agotado su tesoro, de asuntos falta, enmudeció la lira: ......
rima lxv
 
 
Llegó la noche y no encontré un asilo ¡y tuve sed!... mis lágrimas be......
rima lii
 
 
Olas gigantes que os rompéis bramando en las playas desiertas y remot......
te vi un punto... (rima xiv)
 
 
Te vi un punto, y, flotando ante mis ojos, la imagen de tus ojos se qu......
de dónde vengo... (rima lxvi)
 
 
¿De dónde vengo?... El más horrible y áspero de los senderos busca;......
quieres que, de ese néctar delicioso... (rima lviii)
 
 
¿Quieres que, de ese néctar delicioso, no te amargue la hez? Pues as......
cendal flotante de leve bruma... (rima xv)
 
 
Cendal flotante de leve bruma, rizada cinta de blanca espuma, rumor......
fatigada del baile... (rima xviii)
 
 
Fatigada del baile, encendido el color, breve el aliento, apoyada en......
cuando volvemos las fugaces horas... (rima liv)
 
 
Cuando volvemos las fugaces horas del pasado a evocar, temblando br......
alguna vez la encuentro por el mundo... (rima xlix)
 
 
Alguna vez la encuentro por el mundo, y pasa junto a mí; y pasa son......
porque son niña, tus ojos... (rima xii)
 
 
Porque son niña, tus ojos verdes como el mar, te quejas; verdes los ti......

Esta es la página 2 de un total de 3     «« Anterior | Siguiente »»