top

Red DE OCIO Y LITERATURA »

  Canciones
  Humor
  Más Poemas
  Poemas amor
  Chistes
  Fútbol
  Examen de Conducir
  Películas

Poemas de GERTRUDIS GÓMEZ DE AVELLANEDA

GERTRUDIS GÓMEZ DE AVELLANEDA
Gertrudis Gómez de Avellaneda, (Camagüey; 23 de marzo de 1814 - Madrid; 1 de febrero de 1873), escritora y poetisa cubana. Nació en la antigua Santa María de Puerto Príncipe, hoy Camagüey, Cuba el 23 de marzo de 1814. Pasó su niñez en su ciudad natal y residió en Cuba hasta 1836. En este año parte con su familia hacia España. En este viaje compuso una de sus más conocidos versos,Al partir. Antes de llegar a España recorrió con su familia algunas ciudades del sur de Francia especialmente en Burdeos donde vivieron por algún tiempo. Finalmente en España se establecieron en La Coruña. De La Coruña pasó a Sevilla y publicó versos en varios periódicos bajo el seudónimo de La Peregrina que le ganaron una gran reputación. Es en esta ciudad donde en 1839 conoce al que será el gran amor de su vida Ignacio de Cepeda y Alcalde joven estudiante de Leyes con el que vive una atormentada relación amorosa, nunca correspondida de la manera apasionada que ella le exige, pero que le dejará indeleble huella. Para él escribió una autobiografía y gran cantidad de cartas que publicadas a la muerte de su destinatario muestran los sentimientos más íntimos de la ecritora. Visitó Madrid en 1840 donde hizo amistad con literatos y escritores de la época. Al año siguiente publicó exitosamente su primera colección de poemas. Después de los éxitos líricos vinieron los triunfos dramáticos. Su primera obra estrenada en Madrid en 1844 fue Munio Alfonso, la cual fue inicio de su gran fama como dramaturga. En España escribió una serie de novelas, la más famosa Sab (1841) que fue la primera novela abolicionista. En 1844 conoce al poeta Gabriel García Tassara. Entre ellos nace una relación que se basa en el amor, los celos, el orgullo, el temor. Tassara desea conquistarla para ser más que toda la corte de hombres que la asedian, pero tampoco quiere casarse con ella. Está enfadado por la arrogancia y la coquetería de Tula, escribe versos que nos hacen ver que le reprocha su egolatría, ligereza y frivolidad. Pero Avellaneda se rinde a ese hombre y poco después casi la destroza. Tula está embarazada y soltera, en un Madrid de mediados del siglo XIX, y en su amarga soledad y pesimismo viendo lo que se le viene encima escribe "Adiós a la lira", es una despedida de la poesía. Piensa que es su final como escritora. Pero no será así. En abril de 1845 tiene a su hija Maria, o Brenilde como la llama ella. Nace muy enferma y muere con siete meses de edad. Durante ese tiempo de desesperanza escribe de nuevo a Cepeda: "Envejecida a los treinta años, siento que me cabrá la suerte de sobrevivirme a mí propia, si en un momento de absoluto fastidio no salgo de súbito de este mundo tan pequeño, tan insignificante para dar felicidad, y tan grande y tan fecundo para llenarse y verter amarguras." Son escalofriantes las cartas escritas por Tula a Tassara para pedirle que vea a su hija antes de que muera, para que la niña pueda sentir el calor de su padre antes de cerrar los ojos para siempre. Brenilde muere sin que su padre la conozca. En 1846 se casó con don Pedro Sabater. Al poco tiempo su esposo enfermó y apenas un año después de su matrimonio quedó viuda. En 1850 realiza una segunda edición de sus poesías. Movida por el éxito de sus producciones y acogida tanto por la crítica literaria como por el público en 1854 presentó su candidatura a la Real Academia Española pero prevaleció el exclusivismo imperante en la época y el sillón fue ocupado por un hombre. En 1858 estrenó su drama Baltasar cuyo triunfo superó todos los éxitos tenidos anteriormente y lo cual compensó las contrariedades que había encontrado en su carrera. Se casó nuevamente en 1856 con un político de gran influencia, don Domingo Verdugo. Con él realizó un viaje por el norte de la Península y después de 23 años de ausencia regresó a Cuba en 1859. Vivió en Cuba unos cinco años. Tula, como era conocida afectusamente por el pueblo, fue celebrada y agasajada por sus compatriotas. En una fiesta en el Liceo de la Habana fue proclamada poetisa nacional. Por seis meses dirigió una revista en la capital de la Isla, titulada el Álbum cubano de lo bueno y lo bello (1860). A finales de 1863 la muerte de su segundo esposo, el coronel Verdugo, acentuó su espiritualidad y entrega mística a una severa y espartana devoción religiosa. En 1864 partió de Cuba, para nunca más volver a su Patria, en un viaje a los Estados Unidos, de allí pasó a España. En 1865 fija su residencia en Madrid donde murió el 1 de febrero de 1873 a los 59 años de edad. Sus restos reposan en el cementerio de S. Fernando de Sevilla.

soneto imitando una oda de safo
 
 
¡Feliz quien junto a ti por ti suspira, quien oye el eco de tu voz son......
fantasía
 
 
¡Oh Antilla dichosa¡ ¿Qué mágicos sones, qué luz inefable, qué extraña......
las contradicciones
 
 
No encuentro paz, ni me permiten guerra; de fuego devorado, sufro el f......
a una acacia
 
 
¡Arbol que amé! te reconozco: en vano el ábrego inclemente, el bóre......
después de la muerte de mi marido
 
 
Otra vez llanto, soledad, tinieblas... ¡Huyó cual humo la ilusión quer......
volver a la patria
 
 
¡Perla del mar! ¡Cuba hermosa! Después de ausencia tan larga Que por m......
cuartetos escritos en un cementerio
 
 
He aquí el asilo de la eterna calma, do sólo el sauce desmayado crece.......
al destino
 
 
Escrito estaba, sí: se rompe en vano una vez y otra la fatal cadena, y......
voz de las aves
 
 
De mirto entre ramos, con tierna alegría, su nombre cantamos porque es......
suplicio de amor
 
 
¡Feliz quien junto a ti por ti suspira, quien oye el eco de tu voz son......
a la poesía
 
 
¡Oh, tú, del alto cielo precioso don, al hombre concedido! ¡Tú, de mis......
voz de los arroyos
 
 
Y yo lo escucho, mis ondas rizo, murmuro plácido, y me deslizo de flor......
voz de la luna
 
 
Brotó esta zona de ese astro el brillo, y aunque me humillo su luz al ......
voz de las estrellas
 
 
Por eso adornan la inmensa bóveda nuestros destellos con franjas de or......
poeta
 
 
Y yo- que en mi pecho lo guardo esculpido- te ruego permitas, duquesa ......
voz de cuba
 
 
¡Escucha¡ Con místicas voces de extraña dulzura te dice natura por qué......
voz de la noche
 
 
Sí, sí, las nieblas tristes -por plácido misterio- hoy huyen de mi imp......
voz de las flores
 
 
En tanto nuestros cálices se entreabren virginales; perfumes sin igual......
Continúe en Poemas de DELMIRA AGUSTINI »»»

Esta es la página 1 de un total de 1