top

Red DE OCIO Y LITERATURA »

  Canciones
  Humor
  Más Poemas
  Poemas amor
  Chistes
  Fútbol
  Examen de Conducir
  Películas

Poemas de VILMA VARGAS

VILMA VARGAS
Vilma Vargas Robles (siglo XX). Poeta costarricense. Nació en Turrubares, San José, Costa Rica. Es cofundadora de la Asociación Cultura Casa de Poesía en Costa Rica, la cual tiene como objetivo promover el desarrollo comunal a través de la poesía, como herramienta para la paz. Dicha Asociación ha organizado el Festival Internacional de Poesía en nuestro país, en los años 2002 y 2003, en el intento de unir autores y países hermanos. El libro "El fuego y la siesta" es del año 1983. En 1993 publica, bajo el sello de la Editorial de la Universidad de Costa Rica, "El ojo de la cerradura" con prólogo de Jorge Boccanera. Es de este año también "El oro de la vida", introducido por Isaac Felipe Azofeifa. Ha sido incluida en la antología "Cien años de poesía femenina en Costa Rica o Voces indómitas de la Editorial Mujeres. Mantiene inéditos tres libros de poesía y uno de cuentos. Ha publicado "EL ojo e la cerradura", "El oro de la vida" y el "Fuego y la siesta", que originalmente fue publicado en Honduras donde obtuvo el Premio Centroamericano Juan Ramón Molina, otorgado por el Ministerio de Cultura y Turismo de ese país. La Editorial Costa Rica acaba de publicar "El fuego y la siesta" en la primera edición costarricense.

el verano no es una consagraciÓn
 
 
El verano no es una consagración como cuando la infancia nos ayudab......
deslizarse
 
 
Nada sé de la vida, tanto la olvidé. Fue fácil deslizarse, p......
maldiciÓn
 
 
El día, arco torpe, te ciñe. Como una última paloma que se salv......
caracol
 
 
Salgo a la puerta de mi casa. El otro muro, sin embargo, existe. ......
despierta y acompÁÑame
 
 
Despierta y acompáñame, y déjame flotar, eres mi único públi......
me levanto enemiga
 
 
Me levanto enemiga, dejo la vida fuera y cierro las ventanas. ......
piezas sueltas
 
 
Cuando de niña viví en un pueblo no podía imaginar a los hombres......
la guerra florida
 
 
Junto a la ventana está tu rostro, la tierra firme de tus ojos. Me ace......
una vida
 
 
Yo siento la vida como logro, como una voz que se perfila, com......
fruto que el tiempo se lleva
 
 
Fruto que el tiempo se lleva fruto que se cierra como una herid......
mi victoria
 
 
Tan solo vivir, ninguna otra proeza. Agarrarme a la vida cuando se pr......
primera vez sin miedo y verdadera
 
 
Primera vez sin miedo y verdadera diré: soy yo. Pero ¿cómo probar......
turrubares tristÍsimo
 
 
Turrubares tristísimo como dos combatientes, hiriéndome y herido malt......
guÁrdese bien lo nuestro
 
 
Guárdese bien lo nuestro. Luz pequeña en la mesa, y un fuego derramado......
paseante
 
 
Abres tu casa. Las calles y las ramas son la agitación de la ......
cántico
 
 
Las palmeras erguidas en el día sombreen nuestros muros: la casa ......
por la luz
 
 
Esta nostalgia de las primeras lluvias, como el fuego, la cueva y la t......
canciÓn de cuna
 
 
Y si vivo sólo una vez pienso en tus ojos y te sostengo en mis ......
mis manos, sin tu cuerpo
 
 
Mis manos, sin tu cuerpo, la creación llega y muere. (Con cuanta......
sin nÚmero
 
 
Los pobres no tienen país, ni mundos numerados. De to......
tierra o piedra
 
 
Tierra o piedra, sostenme. Espacio, apacíguame. y algún ra......
cuando me toque ir al paraÍso
 
 
Cuando me toque ir al paraíso, me marcharé muy sola y satisfecha. M......
este aÑo el sol pasÓ por mi casa
 
 
Este año el sol pasó por mi casa, rompieron mi espejo sus rayos. ......
saudade
 
 
Ofensa ha sido el sol cuando amanece y ya el corazón aprieta......
reloj de arena
 
 
Tengo miedo debajo de mi casa. Un paso, sólo un paso doy, ......
pedacito de tiempo
 
 
Llego llena de libros y facturas de una semana y no he termin......
turrubares
 
 
Yo quiero descansar, Hundirme con los míos allí entre las ......
los fuegos de la noche arena mÚltiple
 
 
Los fuegos de la noche, arena múltiple, y todo de verdad, como una vid......
es el mÍo un oficio hambriento
 
 
Es el mío un oficio hambriento que se gasta, y que siempre renace. ......
las muchachas
 
 
a Sor Anita Bajo el amparo del jardín cuidado con es......

Esta es la página 4 de un total de 5     «« Anterior | Siguiente »»