top

Red DE OCIO Y LITERATURA »

  Canciones
  Humor
  Más Poemas
  Poemas amor
  Chistes
  Fútbol
  Examen de Conducir
  Películas

Poemas de ROSARIO CASTELLANOS

ROSARIO CASTELLANOS
Rosario Castellanos Nació en la Ciudad de México, el 25 de mayo de 1925. Vivió su infancia y adolescencia en Comitán, Chiapas, México; falleció en Tel Aviv, el 7 de agosto de 1974. Estudió la licenciatura y la maestría en filosofía en la Universidad Nacional Autónoma de México. Con una beca del Instituto de Cultura Hispánica estudió cursos de posgrado sobre estética en la Universidad de Madrid. Fue promotora cultural en el Instituto de Ciencias y Artes en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas; directora de Teatro Guiñol en el Centro Coordinador Tzeltal-Tzotzil, en el Instituto Nacional Indigenista en San Cristóbal, Chiapas; directora general de Información y Prensa de la Universidad Nacional Autónoma de México (1960-1966); profesora en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México (1962-1971). Se le nombró embajadora de México en Israel de 1971 a 1974. Fue becaria Rockefeller en el Centro Mexicano de Escritores de 1954 a 1955. Obtuvo el Premio Chiapas 1958, por Balún Canán. En 1961 se le otorgó el Premio Xavier Villaurrutia por Ciudad real. En 1962 su libro Oficio de tinieblas obtuvo el Premio Sor Juana Inés de la Cruz. Además, fue merecedora al Premio Carlos Trouyet de Letras, 1967, y al Premio Elías Sourasky de Letras, 1972. Su obra ha sido incluida en diversas antologías y traducida a varios idiomas.

pasaporte
 
 
¿Mujer de ideas? No, nunca he tenido una. Jamás repetí otras (por pudo......
valium 10
 
 
A veces (y no trates de restarle importancia diciendo que no ocurre co......
autorretrato
 
 
Yo soy una señora: tratamiento arduo de conseguir, en mi caso, y más ú......
entrevista de prensa
 
 
Pregunta el reportero, con la sagacidad que le da la destreza de su of......
límite
 
 
Aquí, bajo esta rama, puedes hablar de amor. Más allá es la ley, es la......
monólogo en la celda
 
 
Se olvidaron de mí, me dejaron aparte. Y yo no sé quien soy porque nin......
bella dama sin piedad
 
 
Se deslizaba por las galerías. No la vi. Llegué tarde, como todos, y a......
al árbol que hay en medio de los pueblos
 
 
Por caminos de hormigas traje el pie del regreso hasta este corazón de......
silencio cerca de una piedra antigua
 
 
Estoy aquí, sentada, con todas mis palabras como con una cesta de frut......
la velada del sapo
 
 
Sentadito en la sombra -solemne con tu bocio exoftálmico; cruel (en ap......
mirando a la gioconda
 
 
(En el Museo del Louvre, naturalmente) ¿Te ríes de mi? Haces bie......
monólogo de la extranjera
 
 
Vine de lejos. Olvidé mi patria. Ya no entiendo el idioma que allá usa......
se habla de gabriel
 
 
Como todos los huéspedes mi hijo me estorbaba ocupando un lugar que er......
hipótesis del solitario
 
 
Una cotorra, un timbre postal, un gato, un perro, algún espantapájaros......
elegías del amado fantasma (segunda elegía)
 
 
I Convaleciente de tu amor y débil como el que ha aposentado largament......
de la vigilia estéril
 
 
I No voy a repetir las antiguas palabras de la desolación y la amargur......
lamentación de dido
 
 
Guardiana de las tumbas; botín para mi hermano, el de la corva garra d......
epitafio del hipócrita
 
 
Quería y no quería. Quería con su piel y con sus uñas, con lo que camb......
de mutilaciones
 
 
Un día dices: la uña. ¿Qué es la uña? Una excrecencia córnea que es pr......
diálogos con los hombres más honrados
 
 
"Tal vez, bajo otro cielo, la vida nos sonría." Hombre ingenuo. Porfir......
soneto del emigrado
 
 
Cataluña hilandera y labradora, viñedo y olivar, almendra pura, Patria......
el pobre
 
 
Me ve como desde un siglo remoto, como desde un estrato geológico dist......
proposición de la boa
 
 
(A las puertas de la Tour d´Argent) No comas nunca nada que no s......
nacimiento
 
 
Estuvo aquí. Ninguno (y él menos que ninguno) supo quién era, cómo, po......
día del esplendor y la abundancia...
 
 
Día del esplendor y la abundancia. La cosecha me pesa sobre la falda. ......
pequeña crónica
 
 
Entre nosotros hubo lo que hay entre dos cuando se aman: sangre del hi......
agonía fuera del muro
 
 
Miro las herramientas, El mundo que los hombres hacen, donde se afanan......
comentario al escultor
 
 
El que se lamentaba de hacer su propia estatua con arcilla que pruebe ......
los distraídos
 
 
Algunos lo ignoran. Creían que la tierra era aún habitable. No miraron......
el retorno
 
 
Piso la tierra de Anáhuac que es la tierra de mis muertos. Pues bien: ......

Esta es la página 1 de un total de 2     Siguiente »»