top

Red DE OCIO Y LITERATURA »

  Canciones
  Humor
  Más Poemas
  Poemas amor
  Chistes
  Fútbol
  Examen de Conducir
  Películas

Poemas de ROSARIO CASTELLANOS

ROSARIO CASTELLANOS
Rosario Castellanos Nació en la Ciudad de México, el 25 de mayo de 1925. Vivió su infancia y adolescencia en Comitán, Chiapas, México; falleció en Tel Aviv, el 7 de agosto de 1974. Estudió la licenciatura y la maestría en filosofía en la Universidad Nacional Autónoma de México. Con una beca del Instituto de Cultura Hispánica estudió cursos de posgrado sobre estética en la Universidad de Madrid. Fue promotora cultural en el Instituto de Ciencias y Artes en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas; directora de Teatro Guiñol en el Centro Coordinador Tzeltal-Tzotzil, en el Instituto Nacional Indigenista en San Cristóbal, Chiapas; directora general de Información y Prensa de la Universidad Nacional Autónoma de México (1960-1966); profesora en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México (1962-1971). Se le nombró embajadora de México en Israel de 1971 a 1974. Fue becaria Rockefeller en el Centro Mexicano de Escritores de 1954 a 1955. Obtuvo el Premio Chiapas 1958, por Balún Canán. En 1961 se le otorgó el Premio Xavier Villaurrutia por Ciudad real. En 1962 su libro Oficio de tinieblas obtuvo el Premio Sor Juana Inés de la Cruz. Además, fue merecedora al Premio Carlos Trouyet de Letras, 1967, y al Premio Elías Sourasky de Letras, 1972. Su obra ha sido incluida en diversas antologías y traducida a varios idiomas.

conversación entre viajeros
 
 
A una mujer, ya vieja que entreduerme mientras el tren avanza pero que......
post-scriptum
 
 
Mi antagonista (que soy siempre yo) me dice: Muy sencillo. Has resuelt......
bella dama sin piedad
 
 
Se deslizaba por las galerías. No la vi. Llegué tarde, como todos, y a......
la anunciación
 
 
I Porque desde el principio me estabas destinado. Antes de las edades ......
malinche
 
 
Desde el sillón del mando mi madre dijo: “Ha muerto”. Y se dejó caer, ......
elegías del amado fantasma (tercera elegía)
 
 
I Como la cera blanda, consumida por una llama pálida, mis días se co......
linaje
 
 
Hay cierta raza de hombres (ahora ya conozco a mis hermanos) que lleva......
la victoria de samotracia
 
 
Avanza como avanzan los felices: ingrávida, ligera, no tanto por las a......
distancia del amigo
 
 
En una tierra antigua de olivos y cipreses ha fechado mi amigo su más ......
mala fe
 
 
Ni el cielo constelado de estrellas ni la ley moral, urdida en la raíz......
apelación al solitario
 
 
Es necesario, a veces, encontrar compañía. Amigo, no es posible ni nac......
poesía no eres tú
 
 
Porque si tú existieras tendría que existir yo también. Y eso es menti......
lecciones de las cosas
 
 
Me enseñaron las cosas equivocadamente los que enseñan las cosas: los ......
economía doméstica
 
 
He aquí la regla de oro, el secreto del orden: Tener un sitio para cad......
en el filo del gozo
 
 
I Entre la muerte y yo he erigido tu cuerpo: que estrelle en ti sus o......
nazareth
 
 
Descendiendo a la cueva en que el Arcángel hizo su anuncio, pienso en ......
elegías del amado fantasma (primera elegía)
 
 
I Inclinada, en tu orilla, siento como te alejas. Trémula como un sauc......
la nostalgia
 
 
Si te digo que fui feliz, no es cierto. No creas lo que yo creo cuando......
ser de río sin peces
 
 
Ser de río sin peces, esto he sido. Y revestida voy de espuma y hielo.......
piedra
 
 
La piedra no se mueve. En su lugar exacto permanece. Su fealdad está a......
jornada de la soltera
 
 
Da vergüenza estar sola. El día entero arde un rubor terrible en su me......
el despojo
 
 
Me arrebataron la razón del mundo y me dijeron: gasta tus años componi......
accidente
 
 
Temí... no el gran amor. Fui inmunizada a tiempo y para siempre con un......
diálogo del sabio y su discípulo
 
 
—Cuando decimos "yo" nos atamos al cuello una vocal redonda, una cuerd......
esta tierra que piso...
 
 
Esta tierra que piso es la sábana amante de mis muertos. Aquí, aquí vi......
apuntes para una declaración de fe
 
 
El mundo gime estéril como un hongo. Es la hoja caduca y sin viento en......
canción de cuna
 
 
¿Es grande el mundo? —Es grande. Del tamaño del miedo. ¿Es largo el ti......
amanecer
 
 
¿Qué se hace a la hora de morir? ¿Se vuelve la cara a la pared? ¿Se ag......
una palmera
 
 
Señora de los vientos, garza de la llanura cuando te meces canta tu ci......
Continúe en Poemas de GLORIA FUERTES »»»

Esta es la página 2 de un total de 2     «« Anterior