top

Red DE OCIO Y LITERATURA »

  Canciones
  Humor
  Más Poemas
  Poemas amor
  Chistes
  Fútbol
  Examen de Conducir
  Películas

Poemas de JUAN DEL VALLE Y CAVIEDES

JUAN DEL VALLE Y CAVIEDES
Juan del Valle y Caviedes Porcuna (Jaén), 11 de abril de 1645 - Lima, 1697, conocido como "El poeta de la Ribera" fue un poeta y dramaturgo nacido en España que vivió casi toda su vida en el Perú, y la excepción literaria de la literatura peruana del siglo XVII, junto a otros como el Inca Garcilaso de la Vega o Juan de Espinoza Medrano. Sus padres fueron Don Pedro del Valle y Doña María Caviedes. Al morir su padre en 1661, viajó a Lima siendo un niño, para vivir con su tío materno Tomás Berjón de Caviedes, gobernador de Huancavelica. Regresó a España por sólo 3 años cuando ya tenía él 20. Estuvo dedicado a la explotación de minas en Huancavelica, y se casó en 1671 en Lima con Beatriz de Godoy y Ponce, dama de Moquegua, con quien tuvo 6 hijos y luego enviudó. Luego de esto pasó muchas penurias y pobreza, y sufrió de enfermedades. Sin embargo fue también un bohemio, y tenía amigos a los que leía y con los que festejaba sus escritos satíricos, puyas y mordacidades. En su literatura hace burla tanto de los médicos como de los curanderos y del "Doctor Corcobado", su archienemigo. Según algunas fuentes Del Valle dilapidó sus pocos ingresos y murió sumido en el alcoholismo. Aunque en algunos libros se señala su fecha de nacimiento como 1652, en Porcuna (Andalucía), una placa recordatoria señala la fecha de nacimiento de Caviedes como 1645. Escribió poemas amorosos, religiosos, reflexiones morales y apuntes filosóficos. Sin embargo sobresale su libro de versos "Diente del Parnaso", en el que continúa la corrienta satírica española iniciada por Quevedo. Gran parte de la vida cotidiana del Perú de esta época está reflejada en esta obra de Caviedes. Obras [editar]Diente del Parnaso Guerras físicas, proezas medicinales Carta a Sor Juana Inés de la Cruz Entremés del amor alcalde Baile del amor médico Baile del amor tahúr

endechas
 
 
Atiende, ingrata Dafne, mis quejas, si escucharlas te merecen mis pena......
Continúe en Poemas de ALBERTO GIRRI »»»

Esta es la página 1 de un total de 1