top

Red DE OCIO Y LITERATURA »

  Canciones
  Humor
  Más Poemas
  Poemas amor
  Chistes
  Fútbol
  Examen de Conducir
  Películas

Poemas de GONZALO ROJAS

GONZALO ROJAS
Gonzalo Rojas (1917- ). Nació en Lebu, Chile, 1917. Poesía de deslumbramientos e interrogaciones. Habla desde un espacio desamparado, indagando con voz desnuda y fracturada. El discurso es insuficiente ante su propia demanda intransigente; se enfrenta armado de sílabas y silabeos. Cuestiona los órdenes del discurso y busca en los límites del lenguaje poético. Estudió Derecho y Literatura en el Instituto Pedagógico de la Universidad de Chile. Fue profesor de Estética Literaria y jefe del departamento de Castellano en la Universidad de Concepción. Profesor en la Universidad de Utha, Estados Unidos. Organizó a partir de 1958 los famosos Congresos de Escritores en Concepción, que reunieron a los escritores más destacados de la literatura latinoamericana. Fue diplomático en China y Cuba. Ejerció la docencia en Alemania Oriental y Venezuela. Ha recibido numerosos premios internacionales: Premio Reina Sofía de España, Octavio Paz de México y José Hernández de Argentina, además del Premio Nacional de Literatura de Chile en 1992. Invitado permanente a Encuentros de escritores y Ferias del libro de diversos países. Junto a Nicanor Parra, Gonzalo Rojas ocupa importante lugar entre los poetas vivos de la literatura chilena. Sus textos han sido traducidos a varios idiomas y se le estudia en diversas naciones. Libros de Poesía: La miseria del hombre (1948); Contra la muerte (1964); Oscuro (1977); Transtierro (1978); Críptico y otros poemas (1980); Del relámpago (1981); 50 poemas (1980); La furia (1983); Dos desnudos (1985); El Alumbrado (1986); Antología del aire (1986); El alumbrado y otros poemas (1987); Antología personal (1988); Materia de testamento (1988); Desocupado lector (1990); Zumbido (1991); Cinco visiones (1991); Las hermosas poesías del amor (1992); Carta a Huidobro y morbo y aura del mal (1994); Tres poemas (1996); Río Turbio (1996); Pacto en Teillier (1996).

a qué mentirnos
 
 
¿A qué mentirnos? Vivimos, gran Quevedo, vivimos tiempo que ni se det......
no le copien a pound.
 
 
No le copien a Pound, no le copien al copión maravilloso de Ezra, déje......
oficio mayor
 
 
Algunos árboles son transparentes y saben hablar varios idiomas a la v......
las hermosas
 
 
Eléctricas, desnudas en el mármol ardiente que pasa de la piel a los v......
desocupado lector
 
 
Cumplo con informar a usted que últimamente todo es herida: la muchach......
no escribas diez poemas a la vez
 
 
No escribas diez poemas a la vez parece decirme la lectora, escribe cu......
carta al joven poeta para que no envejezca nunca
 
 
Repita usted siete veces: no hay rata curativa y sanará, repita, repit......
en cuanto a la imaginación de las piedras
 
 
En cuanto a la imaginación de las piedras casi todo lo de carácter c......
la viruta
 
 
De unos años a esta parte veo una viruta de luz a la altura de la fosa......
microfilm del abismo
 
 
¿Qué es el tiempo? Cuando no me lo preguntan lo sé, pero c......
la errata
 
 
Señores del jurado, ahí les mando de vuelta en automóvil nupcial a esa......
pacto con teillier
 
 
1. Lo que pasa con el gran lárico es que nació muerto de sed y no la h......
edén
 
 
Consideremos que la imaginación fuera una invención como lo es, que es......
adiós a hölderlin
 
 
Ya no se dice oh rosa, ni apenas rosa sino con vergüenza; ¿con vergüen......

Esta es la página 3 de un total de 3     «« Anterior