top

Red DE OCIO Y LITERATURA »

  Canciones
  Humor
  Más Poemas
  Poemas amor
  Chistes
  Fútbol
  Examen de Conducir
  Películas

Poemas de GABRIELA MISTRAL

GABRIELA MISTRAL
Gabriela Mistral (1889-1957). Seudónimo de Lucila Godoy Alcayaga, poetisa y diplomática chilena, que con su seudónimo literario quiso demostrar su admiración por los poetas Gabriele D’Annunzio y Frédéric Mistral. Hija de un profesor rural, Gabriela Mistral, que mostró una temprana vocación por el magisterio, llegó a ser directora de varios liceos. Fue una destacada educadora y visitó México (donde cooperó en la reforma educacional con José Vasconcelos), Estados Unidos y Europa, estudiando las escuelas y métodos educativos de estos países. A partir de 1933, y durante veinte años, desempeñó el cargo de cónsul de su país en ciudades como Madrid, Lisboa y Los Ángeles, entre otras. Sus poemas escritos para niños se recitan y cantan en muy diversos países. En 1945 se convirtió en el primer escritor latinoamericano en recibir el Premio Nobel de Literatura. Posteriormente, en 1951, se le concedió el Premio Nacional de Literatura de su país. Su fama como poetisa (aunque ella prefería llamarse “poeta”) comenzó en 1914 luego de haber sido premiada en los Juegos Florales de Santiago por sus Sonetos de la muerte, inspirados en el suicidio de su gran amor, el joven Romelio Ureta. A este concurso se presentó con el seudónimo que desde entonces la acompañaría toda su vida. A su primer libro de poemas, Desolación (1922), le siguieron Ternura (1924), Tala (1938), Lagar (1954) y otros. Su poesía, llena de calidez, emoción y marcado misticismo, ha sido traducida al inglés, francés, italiano, alemán y sueco, e influyó en la obra de muchos escritores latinoamericanos posteriores, como Pablo Neruda y Octavio Paz. Considerada como una escritora modernista, su modernismo no es el de Rubén Darío o Amado Nervo, ya que ella no canta ambientes exóticos de lejanos lugares, sino que se sirve de su estética y musicalidad para poetizar la vida cotidiana, para "hacer sentir el hogar", en palabras de la autora.

nocturno
 
 
Padre nuestro, que estás en los cielos, ¿por qué te has olvidado de m......
el niño solo
 
 
Como escuchase un llanto, me paré en el repecho y me acerqué a la puer......
la flor del aire
 
 
Yo la encontré por mi destino, de pie a mitad de la pradera, gobernado......
la casa
 
 
La mesa, hijo, está tendida, en blancura quieta de nata, y en cuatro m......
los sonetos de la muerte
 
 
I Del nicho helado en que los hombres te pusieron, te bajaré a la tier......
tres árboles
 
 
Tres árboles caídos quedaron a la orilla del sendero. El leñador los o......
dulzura
 
 
Madrecita mía, madrecita tierna, déjame decirte dulzuras extremas. Es......
a veces, mama, te digo...
 
 
-A veces, mama, te digo, que me das un miedo loco. ¿Qué es eso, di, qu......
interrogaciones
 
 
¿Cómo quedan, Señor, durmiendo los suicidas? ¿Un cuajo entre la boca, ......
canción de la muerte
 
 
La vieja Empadronadora, la mañosa Muerte, cuando vaya de camino mi niñ......
despedida (2)
 
 
Ya me voy porque me llama un silbo que es de mi Dueño, llama con una i......
coplas
 
 
Todo adquiere en mi boca un sabor persistente de lágrimas: el manjar c......
coplas (2)
 
 
A la azul llama del pino que acompaña mi destierro, busco esta noche t......
dios lo quiere
 
 
I La tierra se hace madrastra si tu alma vende a mi alma. Llevan un es......
una palabra
 
 
Yo tengo una palabra en la garganta y no la suelto, y no me libro de e......
yo canto lo que tú amabas
 
 
Yo canto lo que tú amabas, vida mía, por si te acercas y escuchas, vid......
serenidad
 
 
Y después de tener perdida lo mismo que un pomar la vida, -hecho ceniz......
al oído de cristo
 
 
a Arturo Torres Rioseco I ¡Cristo, el de las carnes en gajos......
el surtidor
 
 
Soy cual el surtidor abandonado que muerto sigue oyendo su rumor. En s......
ceras eternas
 
 
¡Ah! Nunca más conocerá tu boca la vergüenza del beso que chorreaba co......
himno al árbol
 
 
A D. José Vasconcelos Árbol hermano, que clavado por garfios pardos en......
si viene la muerte
 
 
Si te ves herido no temas llamarme. No, llámame desde donde te halles,......
la manca
 
 
Que mi dedito lo cogió una almeja, y que la almeja se cayó en la arena......
canción amarga
 
 
¡Ay! ¡Juguemos, hijo mío, a la reina con el rey! Este verde campo es ......
arrullo patagón
 
 
A doña Graciela de Menéndez. Nacieron esta noche por las quebradas li......
miedo
 
 
Yo no quiero que a mi niña golondrina me la vuelvan; se hunde volando ......
pan
 
 
A Teresa y Enrique Díez-Canedo Dejaron un pan en la mesa, mitad quemad......
la cajita de olinalá
 
 
A Emma y Daniel Cossio I Cajita mía de Olinalá palo-rosa jacaranda......
ronda de segadores
 
 
A Marcos F. Ayerza Columpiamos el santo perfil del pan, voleando la e......
canción a las muchachas muertas
 
 
¿Y las pobres muchachas muertas, escamoteadas en abril, las que asomár......

Esta es la página 2 de un total de 3     «« Anterior | Siguiente »»