top

Red DE OCIO Y LITERATURA »

  Canciones
  Humor
  Más Poemas
  Poemas amor
  Chistes
  Fútbol
  Examen de Conducir
  Películas

Poemas de FRANCISCO A. DE ICAZA

FRANCISCO A. DE ICAZA
Francisco A. de Icaza (1863-1925). Nació en la ciudad de México, el 2 de febrero de 1863. Murió en Madrid, el 28 de mayo de 1925. A los veintitrés años llegó a España como secretario de nuestra Legación, de la que es titular Vicente Riva Palacio, a cuya muerte es nombrado Encargado de Negocios. Salvo una breve visita a México y la permanencia en Alemania, en donde fue ministro, la vida y la obra de Icaza se ligan con España -con Madrid- a tal extremo, que alguno lo creyera español. Poeta, crítico literario, erudito historiador de las letras hispanoamericanas, en todos esos campos dejó obras de señaladísimo valor. Su mayor fama le viene de sus trabajos en esos campos. Sin embargo, es Icaza un poeta que está en todas las antologías de la poesía mexicana, aun en aquellas preparadas con criterio más estricto y riguroso. En su poesía -dice Antonio Castro Leal- hay un equilibrio perfecto entre la forma -sobria y graciosa- y las emociones, delicadas y fugitivas. Su poesía -escribió Ermilo Abreu Gómez- es decantada e íntima, y la expresa con voz clara y transparente. En ella domina un acento de melancolía cuyo enigma no acertamos a describir. A primera vista no puede establecerse su nacionalidad ni por los asuntos ni por la contextura más íntima de su obra. Se diría, a lo más, que era un poeta español, y más frecuentemente, que se está en presencia de poetas extranjeros que él tradujo. Sin embargo, a veces en un breve poema que recuerda a algunos poetas del pasado precortesiano, encontramos una línea, un matiz, un dejo amargo o melancólico que lo devuelve a su solar nativo. Es mexicano en lo pensativo y en lo taciturno. Escribió: Examen de críticos (1894); Las novelas ejemplares (1901); De cómo y por qué la Tía Fingida no es de Cervantes (1916); De los poetas y de la poesía (1916); Nuevos estudios cervantinos (1916); Supercherías y errores cervantinos (1917); Sucesos reales que parecen imaginados, de Gutierre de Cetina, Juan de la Cueva y Mateo Alemán (1919); Diccionario autobiográfico de conquistadores y pobladores de la Nueva España (1923); Lope de Vega, sus amores y sus odios (1925). Poesía: Efímeras (1892); Lejanías (1899); La canción del camino (1905); Paisajes sentimentales (1919); Cancionero de la vida honda y de la emoción fugitiva (1922 y 1928). Tradujo a Nietzsche, a Hebbel, a Liliencron y a Dehmel.

reliquia
 
 
En la calle silenciosa resonaron mis pisadas; al llegar frente a la re......
aldea andaluza
 
 
De toda tu belleza en mí solo perdura, entre el deslumbramiento de la ......
paisaje de sol
 
 
Azul cobalto el cielo, gris la llanura de un blanco tan intenso la car......
en la noche
 
 
Los árboles negros, la vereda blanca, un pedazo de luna rojiza con ras......
vesperal
 
 
El pastor su rebaño en el redil encierra y del prado brumoso viene una......
las horas
 
 
¿Para qué contar las horas de la vida que se fue, de lo porvenir que i......
preludio
 
 
También el alma tiene lejanías; hay en la gradación de lo pasado una l......
el encanto del libro
 
 
Desperté de mis sueños al dolor de la vida, y hallé de mi pasado todo ......
estancia
 
 
Este es el muro, y en la ventana que tiene un marco de enredadera, dej......
ahasvero
 
 
Toma el bordó, peregrino; como ayer a la alborada, hoy con la noche me......
sensación de regreso
 
 
¡Madre, madre, aquí estoy. Cuando la suerte quiso, como bohemio errant......
Continúe en Poemas de HERIB CAMPOS CERVERA »»»

Esta es la página 1 de un total de 1