top

Red DE OCIO Y LITERATURA »

  Canciones
  Humor
  Más Poemas
  Poemas amor
  Chistes
  Fútbol
  Examen de Conducir
  Películas

L - Poemas de Carlos Clará


 
 
L
Poema publicado el 01 de Enero de 2006


I                                                                                 
hace media hora que no llueve y el amor es humedad agitada                         
nunca se sabe cuando se bebe polvo o cobardía                                     
si yo supiera el odio que he de beber                                             
no necesitaría ni por tristeza el ruido de un corazón roto                         
ser pez en las hogueras del cuerpo                                                 
por los cuerpos de los cuerpos filo en el cuello                                   
niños sobre el lomo del pulso enamorado                                           
una certeza tener una en el insomnio                                               
mataría hasta en la rendija más limpia de las venas                               
cerraría las puertas  igual que ojos y descansaría                                 
sobre la única piedra negra de la luz                                             
no bastaría ser clorofila o herrumbre                                             
y revelarte la saliva y el espanto                                                 
Lucía    pero el tiempo es demonio en la mirada                                   
no  no es cierto no bastaría con eso                                             
no pido menos que la raíz y las voces el pecado                                   
con eso construiría mi rostro en los estanques                                     
la tenazas de la soga en el papel                                                 
si uno adivinara la alegría o las batallas                                         
la delicia de arrojar los ojos a la desnudez                                       
Lucía la marea es alta y tu sal es conspiración en mi lengua herida               
pero no llueve                                                                     
y las palabras se llenan de cortezas y algas                                       
hace mil años que no llueve entre las marcas de la mano                           
y aún están abiertas                                                               
porque tengo la infinita queja de tu sangre                                       
la infinita saliva zarza que me habla                                             
y me quema                                                                         
que habla y quema                                                                 
con la plena multitud de tu alevosía                                               
II                                                                                 
sobre los libros apilados                                                         
la noche se atreve a dejar la humedad de Lucía en mi boca                         
por ahora                                                                         
la brisa entra desordenada como si intentara apartar los alfileres del piso       
y dejar limpio de sombras el rostro                                               
pero apenas pongo un pie y el tiempo hierve en malas horas                         
todavía lucen quebrados los vidrios de la cama desteñida                           
un cuarto con periódicos regados en el piso                                       
no es lugar para creerse firme en los collares del silencio                       
es acá donde arrastro los pies y me muerdo los labios por coraje                   
te rodeo  Lucía con flores disecadas  y lentos cadáveres del mar                   
él nos observa el amor entre los libros                                           
y los gatos simplemente preparan su aguijón para alcanzarnos                       
con sed de cobarde despegándonos del vidrio el asco por el camino                 
entre los perros y el invierno amanece                                             
él nos  observa y jamás nacemos                                                   
III                                                                               
ojalá esta paz                                                                     
ojalá la sonrisa                                                                   

¿Te gusta este poema? Compártelo:
«« más poemas de Carlos Clará