top

Red DE OCIO Y LITERATURA »

  Canciones
  Humor
  Más Poemas
  Poemas amor
  Chistes
  Fútbol
  Examen de Conducir
  Películas

Poemas de PEDRO SALINAS

PEDRO SALINAS
Pedro Salinas (1891-1951). Poeta español. Poeta nacido en Madrid en 1891 y murió exiliado en Boston en 1951. Profesor universitario en Sevilla, Murcia, Cambridge y Boston. Los tres elementos básicos de su creación son -autenticidad, belleza e ingenio-. Autor perfeccionista, pero de gran sensibilidad. Es el principal poeta del amor de su generación. Podemos distinguir tres etapas en su producción, la primera que abarca hasta 1932. Poesía pura bajo el influjo de Juan Ramón Jiménez: Presagios (1923), Seguro azar (1929) y Fábula y signo (1931). Una segunda etapa de 1933-1939. Poeta del amor. Amor antirromántico (no es un amor atormentado ni sufrido). El amor supone un enriquecimiento de la vida y la persona, confiere sentido al mundo. La voz a ti debida (1933), Razón de amor (1936) (algo más pesimista, aparecen los límites del amor) y Largo lamento (1939) de tono elegíaco, le canta al amor que agoniza y muere. Y una tercera etapa tras la guerra civil, libros de poemas en lo que se observa una lucha entre su fe en la vida y los signos angustiosos que ve a su alrededor. El Contemplado (1946), Todo más claro (1949), Confianza 1942-44 (1955) libro póstumo que recoge poemas escritos en esos años. Destacamos en Salinas su concepto del amor, la amada es vista como amiga; la amada saca de la duda al amante, de su nada anterior, le inventa un mundo, lo salva del caos. El amor es una prodigiosa fuerza que da plenitud a la vida y que confiere sentido al mundo. Por él, el poeta ama la vida y dice que sí al mundo. Se han señalado las relaciones de Salinas con Guillén: van a la realidad, buscan su esencia para hacerla lírica. Se diferencian en que Salinas es más subjetivo y amétrico; Guillén posee una más fuerte voluntad objetivadora y utiliza mayor regularidad métrica.

no preguntarte me salva...
 
 
No preguntarte me salva. Si llegase a preguntar antes de decir tú nada......
amiga
 
 
Para cristal te quiero, nítida y clara eres. Para mirar al mundo, a tr......
busca, encuentro
 
 
Llevo los ojos abiertos. No te veo, estás dentro de la niebla. Niebla:......
posesión de tu nombre
 
 
Posesión de tu nombre, sola que tú permites, felicidad, alma sin cuerp......
pensar en ti esta noche
 
 
Pensar en ti esta noche no era pensarte con mi pensamiento, yo solo, d......
si te quiero
 
 
Si te quiero no es porque te lo digo; es porque me lo digo ......
esta noche
 
 
Amsterdam Esta noche te cruzan verdes, rojas, azules, rapidísimas lu......
por qué tienes nombre tú...
 
 
¿Por qué tienes nombre tú, día, miércoles? ¿Por qué tienes nombre tú, ......
mar distante
 
 
Si no es el mar, sí es su imagen, su estampa, vuelta, en el cielo. Si......
los dos solos
 
 
Navacerrada, abril Los dos solos. ¡Qué bien aquí, en el puerto, altos......
razón de amor (i)
 
 
Ya está la ventana abierta. Tenía que ser así el día. Azul el cielo, s......
cuando cierras los ojos...
 
 
Cuando cierras los ojos tus párpados son aire. Me arrebatan: me voy co......
luz de la noche
 
 
Estoy pensando, es de noche, en el día que hará allí donde esta noche ......
la memoria en las manos
 
 
Hoy son las manos la memoria. El alma no se acuerda, está dolida de ta......
razón de amor (ii)
 
 
¿Serás, amor, un largo adiós que no se acaba? Vivir, desde el principi......
el alma tenías
 
 
El alma tenías tan clara y abierta, que yo nunca pude entrarme en tu a......
confianza
 
 
Mientras haya alguna ventana abierta, ojos que vuelven del sueño, otra......
aquí en esta orilla blanca...
 
 
Aquí en esta orilla blanca del lecho donde duermes estoy al borde mism......
la voz a ti debida (i)
 
 
Tú vives siempre en tus actos. Con la punta de tus dedos pulsas el mun......
las oyes cómo piden realidades...
 
 
¿Las oyes cómo piden realidades, ellas, desmelenadas, fieras, ellas, l......
qué alegría vivir...
 
 
Qué alegría, vivir sintiéndose vivido. Rendirse a la gran certidumbre,......
la voz a ti debida (ii)
 
 
No, no dejéis cerradas las puertas de la noche, del viento, del relámp......
la voz a ti debida (iii)
 
 
Sí, por detrás de las gentes te busco. No en tu nombre, si lo dicen, n......
la tarde me está ofreciendo
 
 
Mirar lo invisible La tarde me está ofreciendo en la palma de su mano......
afán para no separarme de ti
 
 
Afán para no separarme de ti, por tu belleza, lucha por no quedar en d......
y ahora
 
 
Y ahora, aquí está frente a mí. Tantas luchas que ha costado, tantos a......
qué cuerpos leves, sutiles...
 
 
¡Qué cuerpos leves, sutiles, hay, sin color, tan vagos como sombras, q......
se te está viendo la otra...
 
 
Se te está viendo la otra. Se parece a ti: los pasos, el mismo ceño, l......
Continúe en Poemas de ALBERTO GIRRI »»»

Esta es la página 1 de un total de 1