top

Red DE OCIO Y LITERATURA »

  Canciones
  Humor
  Más Poemas
  Poemas amor
  Chistes
  Fútbol
  Examen de Conducir
  Películas

Poemas de LUIS ROSALES

LUIS ROSALES
Luis Rosales (1910-1992). Poeta y ensayista español. Perteneciente a la denominada Generación del 36 -de la que, en cierto modo, fue su cabeza visible-, ha dejado un fecundo y brillante legado poético que, a medio camino entre la hondura del sentimiento religioso y la preocupación por el lenguaje, constituye uno de los mejores exponentes de lo que Dámaso Alonso denominó "poesía arraigada" (es decir, la poesía entrañable, de hondo aliento intimista, que centra su atención en los hechos y las figuras de la cotidianidad que rodea al poeta). Se matricula en Filosofía y Letras y en Derecho en la Universidad de Granada. Surge su vocación poética en torno a Joaquín Amigo y a otros componentes de la revista El Gallo como García Lorca y Álvarez Cienfuegos. En 1930 llega a Madrid. Su encuentro con los hermanos Panero y Luis Felipe Vivanco abre el camino de muy sólidas amistades. Por estas fechas, conoce también a César Vallejo, el poeta peruano cuya obra había de causar honda mella en varios poetas del momento. En 1935 aparece Abril, su primer libro de poemas, inspirado en la relación amorosa que mantuvo con una compañera de facultad. En el mes de agosto de 1936, a poco de estallar la insurrección militar, es detenido en su casa, donde se refugiaba, el poeta Federico García Lorca. Sus gestiones y las de sus hermanos no consiguieron impedir el fusilamiento del amigo y le ocasionaron amenazas, una breve expulsión del partido falangista y una fuerte multa. Colabora junto a Dionisio Ridruejo, Gonzalo Torrente Ballester, Pedro Laín Entralgo y Luis Felipe Vivanco en la revista Jerarquía (revista negra de la Falange). Publica, en colaboración con Luis Felipe Vivanco, el primer volumen de la célebre antología Poesía heroica del Imperio, acorde con la ideología oficial de la época. Aparece su Retablo sacro del nacimiento del Señor. Inicia su actuación como secretario de la revista Escorial dirigida por Dionisio Ridruejo. Comienza su labor investigadora en los manuscritos de la Biblioteca Nacional de la que surgirán importantes trabajos sobre el Siglo de Oro español como la Antología poética de Juan de Tassis, Conde de Villamediana publicada en 1944, autor al que dedicará su discurso de ingreso en la Real Academia de la Lengua en 1964. Publica La casa encendida, en edición de Cultura Hispánica, ilustrada por José Caballero por la que recibe el Premio Nacional de Poesía de 1949. En 1960 publica, en dos volúmenes y prologado por Ramón Menéndez Pidal, su ensayo Cervantes y la libertad. Entre 1969 y 1974 aparecen sus libros El contenido del corazón; una antología sobre la Poesía española del Siglo de Oro; Piensa mal y acertarás; Segundo Abril, Lírica española y Teoría de la libertad; Canciones; y Como el corte hace sangre. En 1978 publica su estudio acerca de La poesía de Pablo Neruda, a cuya concepción del verso tanto debe él como poeta y, al año siguiente, aparece Diario de una resurrección. Dirige hasta su desaparición la revista Nueva Estafeta. Anteriormente había dirigido también la prestigiosa revista Cuadernos Hispanoamericanos. Recibe el Premio Cervantes en 1982, año en el que publica Un rostro en cada ola, segunda parte de La carta entera, su primer episodio La almadraba data de 1979 y el tercero Oigo el silencio universal del miedo de 1984.

soneto
 
 
Tu soledad, Abril, todo lo llena. Colma de luz la espuma y la corrient......
cómo es posible que la predestinación llegue tarde
 
 
Cuando vivimos tanto que hay que pagar exceso, hay algo en el amor com......
tú sí los llamarás
 
 
Tienen nombre, señor, son los que sufren, las sombras semejantes, las ......
la última voz
 
 
Eres de cielo hacia la tarde, tienes ya dorada la luz en las pupilas, ......
ayer vendrá
 
 
La tarde va a morir. En el camino la flor de las acacias se deshace al......
el nombre que nos crea
 
 
A ti quisiera yo ponerte nombre. Te pondría un nombre de ciudad, un no......
ayer vendrá
 
 
La tarde va a morir; en los caminos se ciega triste o se detiene un ai......
Continúe en Poemas de ALBERTO GIRRI »»»

Esta es la página 1 de un total de 1