top

Red DE OCIO Y LITERATURA »

  Canciones
  Humor
  Más Poemas
  Poemas amor
  Chistes
  Fútbol
  Examen de Conducir
  Películas

Poemas de JORGE GUILLÉN

JORGE GUILLÉN
Jorge Guillén (1893-1984). Nació en Valladolid en 1893 y murió en Málaga en 1984. Poeta y crítico literario español, miembro de la generación del 27. Nació en Valladolid y fue catedrático de Literatura en las universidades de Murcia y Sevilla. Se exilió a raíz de la Guerra Civil española y enseñó en diversas universidades estadounidenses y de Hispanoamérica. Regresó a España después del fallecimiento de Franco (1975), instalándose en Málaga, donde murió. Obtuvo el Premio Cervantes en 1976. Cántico, un libro de poemas publicado en 1928, tuvo sucesivas ampliaciones en 1936, 1945 y 1950, y se inscribe dentro del llamado -conceptismo conceptual- propio de ciertas vanguardias europeas, desde el cubismo al futurismo. Constituye un himno continuado de afirmación vital, un cántico a la creación, al goce de existir, a la armonía del universo. El segundo periodo en que suele dividirse la obra poética de Guillén, viene constituido por Clamor, con sus tres volúmenes: Maremágnum (1957), …Que van a dar en la mar (1960) y A la altura de las circunstancias (1963). En estas obras el poeta interviene de modo contundente en las agitadas aguas de la poesía inmersa en los problemas de su tiempo: poesía civil o política, en donde la voz se alza vigorosamente como lúcido testimonio de un país y de una época. En Homenaje (1967), que constituye el tercer periodo de su obra, Guillén realiza una síntesis magistral de las dos tendencias previas, con una poesía pura pero llena de referentes concretos. Aire nuestro (1968) recoge su poesía completa, a la que luego se añadirán Y otros poemas (1973) y Final (1982). Guillén, que es uno de los componentes más destacados de la generación del 27, también publicó obras críticas, en las que estudió a autores clásicos y contemporáneos, como ocurre en Lenguaje y poesía (1962). Fundó la revista Verso y Prosa junto a Juan Guerrero Ruiz. Fue catedrático en las universidades de Murcia y Sevilla y lector en Oxford. En 1938 se exilió a Estados Unidos de América donde ejerció de profesor en el Wellesley College. La producción poética de Jorge Guillén está distribuida en cinco series -Cántico, Clamor, Homenaje, Y otros poemas, Final-, y lleva el título genérico de Aire Nuestro. Desde la primera edición, de 1928, con 75 poemas, Cántico ha ido ampliándose hasta alcanzar las 334 composiciones que constituyen la cuarta y definitiva edición, de 1950. Cántico es una entusiasta exaltación de la perfección del Universo -"el mundo está bien hecho", dice Guillén-, una exclamación gozosa ante el maravilloso espectáculo de la realidad terrestre. LA VIDA EN EL AIRE Una vez ha de ocurrir: el aire no será mío. La vida que respiraba sin querer -fatal ahínco por inconsciente exigencia, un solo soplo continuo- dejará de ser atmósfera de mi pecho. Mundo en vilo, que me sostenía el aire se desplomará. ¡Respiro! Y si Cántico se subtitula Fe de vida, Clamor -compuesto por Maremagnum (1957), Que van a dar en la mar (1960) y A la altura de las circunstancias (1963)- lleva por subtítulo Tiempo de historia. Los poemas de esta obra son un grito de protesta ante las dolorosas realidades de nuestro tiempo: guerras, dictaduras, injusticias, negocio, tiranía, muerte, explotación, etc. "El mundo del hombre está mal hecho", dice ahora Guillén. Sin embargo, las ′′discordancias′ del mundo de los últimos años no hacen abdicar al poeta de su inicial postura de fe en el hombre y en la vida. A Cántico y a Clamor añade Guillén un tercer titulo: Homenaje -Reunión de vidas- (Milán, 1967), conjunto de poemas dedicados a diversas figuras de la Historia, de las Artes y de las Letras. Y tras las dos ediciones de Y otros poemas (Buenos Aires, 1973; Barcelona, 1979), la obra completa de Guillén se cierra, definitivamente, con Final (Barcelona, 1981). " En Final - ha dicho Jorge Guillén- está la confirmación, la aclaración última de toda mi obra, con infinitas variaciones que además son complementarias. Por ejemplo, en ese Final, yo hablo, digo, fuera del mundo, y explico cómo no llego a conocer..." Escribió un libro de ensayos titulado Lenguaje y Poesía, 1962, y tradujo El cementerio marino, 1919, de Paul Valery. En 1977 regresa del exilio (en palabras del poeta: " Lo mío no fue exilio. Fue destierro. Esa es la palabra exacta. Fueron motivos estrictamente políticos") para recibir el primer Premio Cervantes, otorgado en 1976, en el Paraninfo de la Universidad de Alcalá. Dice Guillén: "Yo fui el primer Premio Cervantes. El que más me ha importado. Yo he tenido cositas, premios, en fin; pero el Cervantes ha sido para mí el más significativo, porque fue un acto de apertura en el periodo de transición. Aquella fue una ceremonia de transición diferente a todas las que han venido después. Los Reyes no estaban en Madrid, solo fueron los académicos que eran amigos míos... Los premios no valen, son un lujo. La gente da cierta importancia a esto de los premios. Yo, no tanto, aunque a veces hay que tener la modestia de aceptar algunos homenajes porque si no, sería soberbia. Y eso, jamás."

la afirmación humana
 
 
En torno el crimen absoluto. Vulgo, El vulgo más feroz, En un delirio ......
una prisión (1936)
 
 
Aquel hombre no tuvo nunca historia, Pero tenía Historia como todos Lo......
final (14)
 
 
Este infante, nacido en este año 1980, se llama Jorge Guilén, regalo d......
hacia el final
 
 
Llegamos al final, A la etapa final de una existencia. ¿Habrá un fin a......
las doce en el reloj
 
 
Dije: Todo ya pleno. Un álamo vibró. Las hojas plateadas Sonaron con a......
en la televisión
 
 
Televisión. De pronto campo Confuso de gentes, un día Cualquiera. ......
los amantes
 
 
Tallos. Soledades Ligeras. ¿Balcones En volandas? -Montes, Bosques, av......
despertar español
 
 
¡Oh blanco muro de España! Federico García Lorca ......
primavera delgada
 
 
Cuando el espacio, sin perfil, resume Con una nube Su vasta indecisión......
el descaminado
 
 
¡Si pudiese dormir! Aun me extravío Por este insomnio que se me rebela......
vida urbana
 
 
Calles, un jardín, Césped -y sus muertos Morir, no, vivir. ¡Qué urbano......
ars viviendi
 
 
Presentes sucesiones de difuntos QUEVEDO Pasa el tiempo y ......
oso en circo
 
 
Aquel oso de circo era muy hábil. Ascendía y bajaba puntualmente. Peld......
más verdad
 
 
Sí, más verdad, Objeto de mi gana. Jamás, jamás engaños escogidos. ¿Yo......
playa (indios)
 
 
Conchas crujientes, conchas, conchas del Paraíso... Las descubren, per......
del transcurso
 
 
Miro hacia atrás, hacia los años, lejos, Y se me ahonda tanta perspect......
tarde mayor
 
 
Tostada cima de una madurez, Esplendiendo la tarde con su espíritu ......
Continúe en Poemas de ALBERTO GIRRI »»»

Esta es la página 1 de un total de 1