top

Red DE OCIO Y LITERATURA »

  Canciones
  Humor
  Más Poemas
  Poemas amor
  Chistes
  Fútbol
  Examen de Conducir
  Películas

Poemas de HÉCTOR ROSALES

HÉCTOR ROSALES
Héctor Rosales (1958- ). Poeta uruguayo. Nace en Montevideo (Uruguay), 1958. Está radicado en Barcelona desde 1979. Ha publicado los libros: Visiones y agonías (Barcelona, 1979, 2ª ed. corregida y aumentada, New Jersey, 2000), Espejos de la noche (Madrid, 1981), Carpeta 1 (Barcelona, 1982), Espectros (Gijón, 1983), Desvuelo (1ª ed. Montevideo-Barcelona, 1984, 2ª ed. corregida y aumentada: Barcelona, 1997, 3ª ed. 1999, 4ª ed. e-book, San José de Costa Rica, 2001), Alrededor el asedio (Montevideo, tres eds., 1989/92/93, Primer Premio 1992, Ministerio de Educación y Cultura, Uruguay), Habitantes del grito incompleto (Montevideo, 1992) y Mientras la lluvia no borre las huellas (Barcelona, 2002). Su obra poética se extiende en diversos pliegos y/o folletos, entre ellos: El manantial invertido (cinco eds., Barcelona 1994/96/2003, esta última aumentada, y Santiago de Compostela, 1995), Desvuelo / separata (Barcelona, 1997), Cuatro poemas en portugués (versiones de Alberto A. Miranda, Barcelona, 1998) y la separata de Mientras la lluvia no borre las huellas (Barcelona, 2002). Incluido en antologías, catálogos, libros colectivos y publicaciones de diversos países, algunos de sus textos se han traducido al francés, portugués, catalán, gallego, polaco, italiano, inglés y alemán. Es autor de las breves antologías Voces en la piedra iluminada / Diez poetas uruguayos (Toledo, 1988) y Chapper, las espinas del verso (Montevideo, 2001). Ha colaborado (crónicas, reseñas, selección y presentación de textos/autores, poesía, asesoramiento editorial) en suplementos culturales, periódicos y numerosas revistas de arte y literatura. Algunos de sus libros, poemas y textos en prosa han sido objeto de estudio en varios talleres de escritura, institutos o universidades de España, Francia, Portugal, Suecia, Argentina, Uruguay y Estados Unidos.

los ciclistas en marte...
 
 
a Álvaro Miranda los ciclistas en marte adquieren grandes velocidades......
tango
 
 
Canto con voz de tez dañada en esta soga de papel, canto a los puertos......
gaviotas
 
 
Esa larga bufanda de arena que calienta mi andar, estirada junto a los......
esta llave rota
 
 
Esta llave rota en el velero. El agua, tromba mutilante. Evocadoras nu......
el diploma
 
 
Destacaba el fulgor desafiante del río en la noche clara Llevaba en su......
la pausa
 
 
en la segunda puerta de casa de brazos cruzados y de pie esperando la ......
la cita y el filo
 
 
Sonríe la doncella del palacio de mosaicos de nácar. La belleza asomad......
sólo sueñan cuando duermen
 
 
Non soñan máis que cando durmen Castelao Mi padre tiene ......
insecticida
 
 
Ocurrimos cuando vencía el dilema, el acoso del desorden, las malas no......
la grieta
 
 
hacia dentro de ti, hacia dentro de ti canto la grieta del má......
un caracol ya basta
 
 
A Julio Ricci un caracol ya basta para contagiar de lentitud el tallo......
acto de magia
 
 
me quedé recostado en el sur con el ceño arqueando distancias y precip......
corona
 
 
La llovizna partió. En el cuarto, viejo baúl de la noche, nicho, mi vi......
lo mismo
 
 
y atenazado a los rituales cuando el pregón de la existencia se instal......
el paraguas en el piso...
 
 
El paraguas en el piso, desmayado en su estatura negra, me había dicho......
ese señor el de allí diseña lápidas...
 
 
“¿Y qué verdad es posible si existe la muerte?” ......
armarios (fragmento 9)
 
 
Y te doy el hechizo de las eras en las doradas fechas de placidez fecu......
del ciprés
 
 
Del ciprés enhiesto en la llanura los días afilan las sombras. La sole......
el de los versos
 
 
vinculado al espionaje bajo letras motivos del ser y el no ser descerr......
souvenir
 
 
Al costado de la estación, alborotados, los grillos expresan cánticos ......
debe ser
 
 
Debe ser el trigo. La parálisis de los caballos en la pradera inaccesi......
negra vocación del agua
 
 
Ciego, escucho al mar extendido en tu ausencia. Las voces de la noche ......
cuando faltaban fusiles
 
 
Cando faltaban fusiles Castelao He dormido un poco, abuel......
de lo lejano
 
 
ciudad lejana ésta incalculable la risa de la nieve colindando vivien......
acróstico inicial
 
 
Límite impreso larva del símbolo ilimitado En ti el sonido del alma qu......
lección
 
 
Hubo un antiguo liceo, unos cuadernos que forraste con las frases que ......
este balbuceo de las hojas...
 
 
este balbuceo de las hojas puede ser excusa de lo que hay tras la nuca......
faget en las plazas nuevamente
 
 
A Rolando Faget uno ya sabe que estos colores de mañana traen te......
el fervor
 
 
Puede ser la humilde vibración de las hojas del parral de un patio al ......
se prohíbe
 
 
"Se prohíbe pegar carteles en la tarde." (Proclama el cartel, pegado a......

Esta es la página 1 de un total de 2     Siguiente »»