top

Red DE OCIO Y LITERATURA »

  Canciones
  Humor
  Más Poemas
  Poemas amor
  Chistes
  Fútbol
  Examen de Conducir
  Películas

Poemas de DULCE MARÍA LOYNAZ

DULCE MARÍA LOYNAZ
DULCE MARÍA LOYNAZ (1903 – 1997) Nació en La Habana. Hija del general del Ejército Libertador Enrique Loynaz del Castillo y hermana del poeta Enrique Loynaz Muñoz. De joven estudió bajo tutores selectos sin tener que salir de su hogar. Publicó, a los diez y siete años, sus primeros poemas en La Nación, en 1920, año en el que también visita a los Estados Unidos y casi toda Europa. En 1927 pasó los exámenes del doctorado en Derecho Civil, por la Universidad de la Habana, profesión que practicó, aunque a desganas, durante su vida adulta, pero que dejó de ejercer en 1961. En 1950 publicó crónicas semanales en El País y Excélsior. También tiene colaboraciones en Social, Grafos, Diario de la Marina, El Mundo, Revista Cubana, Revista Bimestre Cubana, Orígenes. Invitada por la Universidad de Salamanca, asistió a la celebración del V centenario del nacimiento de los Reyes Católicos (1953). Fue electa miembro de la Academia Nacional de Artes y Letras en 1951, de la Academia Cubana de la Lengua en 1959 y de la Real Academia Española de la Lengua en 1968. Ha ofrecido conferencias y lecturas, tanto en Cuba, como en Hispanoamérica y en España. Ha recibido muchos premios, entre los que podemos mencionar: Orden Carlos Manuel de Céspedes, Orden Félix Varela, Distinción por la Cultura Nacional y Medalla Alejo Carpentier (Cuba) y Orden de Alfonso X el Sabio (España). Fue galardonada con el Premio Nacional de la Literatura (1987), Premio de la Crítica (1991) y Premio Miguel de Cervantes (1992). Murió en la Habana en 1997. Aquí presentamos una selección de sus poemas sacados del libro titulado Versos y, entre ellos, como colofón, escogimos quizás el poema más famoso de la colección, “Canto a la mujer estéril”.

poema civ (la luna entre los platanales desgarrados)
 
 
La luna entre los platanales desgarrados tiene esta noche una infinita......
si fuera nada más
 
 
Si fuera nada más que una sombra sin sombras; que una íntima tiniebla ......
cataclismo
 
 
El sol se ha rajado y cae un chorro de oro sobre mi corazón. ......
poema ii
 
 
Yo dejo mi palabra en el aire, sin llaves y sin velos. Porque ella no ......
premonición
 
 
Alguien exprimió un zumo de fruta negra en mi alma: Quedé amarga y som......
ultimos días de una casa (parte 3)
 
 
La hora de mi dicha no ha durado una hora siquiera. Ellos vinieron, sí......
el espejo
 
 
Este espejo colgado a la pared, donde a veces me miro de pasada... es ......
la marcha
 
 
Camino hacia la sombra. Voy hacia la ceniza mojada –fango de la muerte......
ultimos días de una casa (parte 4)
 
 
Amanecemos otra vez. Un día nuevo, que será igual que todos. O no será......
hoja seca
 
 
A mis pies la hoja seca viene y va con el viento; hace tiem......
poema lxi
 
 
En el valle profundo de mis tristezas, tú te alzas inconmovible y sile......
cárcel de aire
 
 
Red tejida con hilos invisibles, cárcel de aire en que me muevo ape......
precio
 
 
Toda la vida estaba en tus pálidos labios... Toda la noche estaba en......
ultimos dias de una casa (parte 5 y final)
 
 
He dormido y despierto...O no despierto y es todavía el sueño lacerant......
cauce seco
 
 
Este cauce ya seco y sin arrullos de pájaros ni aguas, tiene esa íntim......
revelación
 
 
¿Ves?: Tengo sangre en las venas... En estas venas verdes, frágiles qu......
el agua rebelada
 
 
Inútil fue querer que el amor mío anduviera por cauces de colores... É......
siempre, amor
 
 
Siempre, amor: Por arriba del beso que fue comida de gusanos y de la r......
soneto
 
 
Quiere el Amor Feliz -el que se posa poco...- arrancar un verso al......
poema cii (pajarillos de jaula )
 
 
Pajarillos de jaula me van pareciendo a mí misma mis sueños. Si los su......
poema lxxxvii (señor, no des a mis cantos)
 
 
Señor, no des a mis cantos el triste destino de Abisag... Déjalos que ......
poema ci (la criatura de isla paréceme)
 
 
La criatura de isla paréceme, no sé por qué, una criatura distinta. Má......
cyrina
 
 
I La muerte la dobló sobre las rosas. Una lumbre de luna......
a la del amor mas triste
 
 
Tú, que amas un amor fantasma y que das un nombre a la niebla, a la c......
poema lxv (pasaste por mi corazón como el temblor)
 
 
Pasaste por mi corazón como el temblor de luz por la colmada red del p......
conjuro
 
 
Cuando revuelvo el brazo no estrecho, rompo el lazo. ......
el pequeno contrahecho
 
 
El pequeño contrahecho conoce todas las piedras del jardín; la......
lecciÓn octava
 
 
Escalas de alas en las salas del Museo. ......
la marcha
 
 
Camino hacia la sombra. Voy hacia la ceniza mojada-fango de l......
canto a la mujer estéril
 
 
Madre imposible: Pozo cegado, ánfora rota, catedral sumergida... ......

Esta es la página 3 de un total de 3     «« Anterior