top

Red DE OCIO Y LITERATURA »

  Canciones
  Humor
  Más Poemas
  Poemas amor
  Chistes
  Fútbol
  Examen de Conducir
  Películas

Poemas de ANTONIO GAMONEDA

ANTONIO GAMONEDA
Antonio Gamoneda (1931- ). Poeta español. Aunque cronológicamente pertenece a la llamada generación poética de los años cincuenta, su obra presenta características que lo diferencian del citado grupo. Poeta aislado, melancólico y apasionado, está considerado una de las voces más poderosas e insólitas de la poesía española actual. Sus poemas, en los que algunos críticos advierten una marcada impronta irracionalista, criterio que el autor no comparte, aparecen ligados a una profunda sensibilidad existencial y son muestra de una rigurosa investigación rítmica y lingüística acorde a la poderosa fuerza de un sentir inquebrantablemente solidario. Ha publicado Sublevación inmóvil (1960), Descripción de la mentira (1977 y 1986), León de las miradas (1979 y 1990), Blues castellano (1982), Lápidas (1986), Edad (1988 y ss.), Libro del frío (1992) Mortal 1936 (1994), un más difícilmente clasificable Libro de los venenos (1995), que el autor y algunos críticos consideran de la especie poética, y ¿Tú? (1998) en colaboración con Tapies. En 1985 le fue otorgado el Premio Castilla y León de las Letras, y en 1988 el Premio Nacional de Poesía por Edad, volumen que incluye poemas escritos desde 1947 a 1986, pero que no fue concebido como una mera recopilación poética sino como libro unitario. El Libro del frío fue nominado para el Premio Europa en 1993. Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana y Premio Cervantes de Literatura.

geología
 
 
Algunas veces salgo hacia las montañas a mirar a lo lejos. Piso u......
la luz hierve...
 
 
La luz hierve debajo de mis párpados. De un ruiseñor absorto en la ce......
caigo sobre unas manos
 
 
Cuando no sabía aún que yo vivía en unas manos, ellas pasaba......
agricultura
 
 
Qué valdría sin pisadas humanas esta pobreza que hace crujir la luz.......
invierno
 
 
La nieve cruje como pan caliente y la luz es limpia como la mir......
el vigilante de la nieve (v)
 
 
Cada mañana ponía en los arroyos acero y lágrimas y adiestraba a los p......
malos recuerdos
 
 
La vergüenza es un sentimiento revolucionario KARL ......
un bosque se abre en la memoria...
 
 
Un bosque se abre en la memoria y el olor a resina es útil al corazón.......
animal
 
 
Un animal oculto en el crepúsculo me vigila y se apiada de mí. Ahora e......
detrás de la oscuridad ...
 
 
Detrás de la oscuridad están los rostros que me han abandonado. Yo ví ......
blues del nacimiento
 
 
Nació mi hija con el rostro ensangrentado y no me la dejaron ver despa......
tengo frío junto a los manantiales...
 
 
Tengo frío junto a los manantiales. He subido hasta cansar mi corazón.......
la memoria es mortal...
 
 
La memoria es mortal. Algunas tardes, Billie Holliday pone su rosa enf......
esta casa estuvo dedicada a la labranza y la muerte...
 
 
Esta casa estuvo dedicada a la labranza y la muerte. En su interior cu......
recuerdo el frío del amanecer...
 
 
Recuerdo el frío del amanecer, los círculos de los insectos sobre las ......
extrañeza, fulgor...
 
 
Extrañeza, fulgor: el gavilán inmóvil, y la melena del carrizo, y, sob......
sobre excremento de rebaños...
 
 
Sobre excremento de rebaños, subo y me acuesto bajo los robles musical......
vi la serenidad...
 
 
Vi la serenidad en los ojos de las reses destinadas a los cuchillos in......
miro mi desnudez...
 
 
Miro mi desnudez. Contemplo la aparición de las heridas blancas. En......
el vigilante de la nieve (x)
 
 
Era veloz sobre la yerba blanca. Un día sintió alas y se detuvo para e......
vienen con lámparas...
 
 
Vienen con lámparas, conducen serpientes ciegas a las arenas albariz......
música de cámara
 
 
I Si pudiera tener su nacimiento en los ojos la música, sería en los ......
el vigilante de la nieve (ix)
 
 
En su canción había cuerdas sin esperanza: un son lejano de mujeres ci......
propongo mi cabeza atormentada...
 
 
Propongo mi cabeza atormentada por la sed y la tumba. Yo quería desped......
ví lavandas sumergidas
 
 
Ví lavandas sumergidas en un cuenco de llanto y la visión ardió en mí.......
el vigilante de la nieve (vi)
 
 
Era incesante en la pasión vacía. Los perros olfateaban su pureza y su......
entre el estiércol y el relámpago...
 
 
Entre el estiércol y el relámpago escucho el grito del pastor. Aún hay......
el vigilante de la nieve (xi)
 
 
Era sagaz en la prisión del frío. Vio los presagios en la mañana azul:......
tiendo mi cuerpo...
 
 
Tiendo mi cuerpo sobre las maderas agrietadas por las lágrimas, huelo ......
incandescencia y ruinas (ii)
 
 
Vándalo de pureza, hostígame. Si hablas, yo bajaré mis labios hasta el......

Esta es la página 1 de un total de 2     Siguiente »»