top

Red DE OCIO Y LITERATURA »

  Canciones
  Humor
  Más Poemas
  Poemas amor
  Chistes
  Fútbol
  Examen de Conducir
  Películas

Poemas de MIGUEL ÁNGEL ASTURIAS

MIGUEL ÁNGEL ASTURIAS
Miguel Ángel Asturias (1899-1974). 1. INTRODUCCIÓN Autor, diplomático y premio Nobel guatemalteco, nacido en Ciudad de Guatemala. 2. VIDA Estudió Derecho en universidades de su país y Antropología en la Sorbona de París, ciudad en la que recibió la influencia del poeta surrealista francés André Breton. En 1942 fue elegido diputado en su país y, a partir de 1946, fue embajador en México, Argentina y El Salvador, hasta que, en 1954, se exilió de Guatemala. Posteriormente, fue embajador en Francia, entre 1966 y 1970. Sus poemas y novelas, de contenido fuertemente antiimperialista, le valieron el Premio Lenin de la Paz en 1966 y el Premio Nobel de Literatura en 1967. La muerte le sobrevino, tras una penosa enfermedad, en 1974, cuando se encontraba en Madrid (España). 3. OBRA En su obra, al igual que en la del escritor cubano Alejo Carpentier, el mito se hace presente, pero a diferencia del cubano, organiza sus novelas en torno a los mitos precolombinos. Su primera obra Leyendas de Guatemala (1930) es una colección de cuentos y leyendas mayas (véase Mitología maya). La novela que le ha dado fama internacional es El señor Presidente (1946) en la que traza el retrato de un dictador de una manera caricaturesca y esperpéntica pero siguiendo una estructura regida por la lucha entre las fuerzas de la luz (el Bien, el pueblo) y las fuerzas de las tinieblas (el Mal, el dictador) según los mitos latinoamericanos. Es también un libro de protesta militante: la descripción de un régimen dictatorial en términos de terror, maldad y muerte. En las cuatro cadenas de episodios que integran la trama predominan el miedo y la crueldad. Este tema mítico vuelve a aparecer en Hombres de maíz (1949) aunque ahora la luz está representada por los indígenas y las tinieblas por los hombres de maíz, los colonizadores que llegan a explotar las tierras de los campesinos en beneficio propio. En esta obra, Asturias logra hermanar armoniosamente lo mítico-maravilloso con la dura realidad de la vida indígena. Después escribió novelas y relatos entre las que destaca la trilogía formada por Viento fuerte (1950), El Papa verde (1954) y Los ojos de los enterrados (1960). Otras novelas son Mulata de tal (1963), Malandrón (1969) y Viernes de Dolores (1972). Su producción teatral es poco conocida y trata más o menos los mismos temas, como Chantaje o Dique seco ambas de 1964. Su novela Viento fuerte fue citada en el discurso de entrega del Premio Nobel, que le fue concedido por "sus coloridos escritos profundamente arraigados en la individualidad nacional y en las tradiciones indígenas de América".

tecún umán
 
 
Tecún-Umán, el de las torres verdes, el de las altas torres verdes, ve......
cerbatanero
 
 
Muchas veces volvió el Cerbatanero con los ojos más hondos que el desv......
autoquiromancia
 
 
Leo en la palma de mi mano, Patria, tu dulce geografta. Sube la ......
letanías del desterrado
 
 
Y tú, desterrado: Estar de paso, siempre de paso, tener la tierra como......
ulises
 
 
Íntimo amigo del ensueño, Ulises volvía a su destino de neblina, un co......
jesús de candelaria
 
 
Sombra de corazón de la amargura a tu rostro que aviva pulso cárdeno l......
habla el gran lengua
 
 
Ceñimos las diademas del fuego, las diademas del hombre, para defender......
invierno
 
 
En rodillas de viento, galgo y huella fuí tras de ti, mujer en mi pres......
marimba tocada por indios
 
 
La marimba pone huevos en los astros... ¡Para un huevo que ponés tan......
retrato de abuelos
 
 
Recuerdo que en los días rosados de mi infancia, la abuela (¿de quién ......
la luz corre desnuda por el río
 
 
La luz corre desnuda por el río huyendo sin cesar en lo movible de la ......
salve guatemala
 
 
¡Salve Guatemala! ¡Salve, Guatemala del anhelo y de las alas rubias d......
alumbra, lumbre de alumbre...
 
 
¡Alumbra, lumbre de alumbre, Luzbel de piedralumbre, sobre la pobredum......
el amor
 
 
Ah, suave afán, cabal e inútil pena, clima de una piel tibia como un t......
Continúe en Poemas de RUBÉN DARÍO »»»

Esta es la página 1 de un total de 1