top

Red DE OCIO Y LITERATURA »

  Canciones
  Humor
  Más Poemas
  Poemas amor
  Chistes
  Fútbol
  Examen de Conducir
  Películas

Poemas de JUAN CUNHA

JUAN CUNHA
Oriundo de Sauce de Illescas (Florida) nació en 1910 (mismo año que su amigo J. C. Onetti, de quien fue editor, nada menos que de El Pozo), y vivió hasta 1985. Los años de dictadura fueron determinantes para que su obra, y su nombre, fueran quedando, con el paso implacable del tiempo y con la débil memoria activa de nuestra cultura, a la sombra del gran público. Desde Palabra cabra desmandada (1971), Cunha no publicó más en el país. En México salió Enveses y otros reveses (1981); y recién en 1984, Nancy Bacelo, desde las ediciones de la Feria, fue quien primero se animó a rescatarlo, publicando Plurales y después el póstumo Árboles (1985). Al estar fuera de circulación esos largos años, y al morir justo cuando podía haber vuelto a la luz (pública), no tuvo la oportunidad de reencontrarse a sus anchas con sus lectores, ni de ser leído cabalmente por las generaciones postdictadura. Polifacético y prolífico se autopublicó en vida (lo que le deparó "los consiguientes déficits"), y a pesar de estar presente en toda antología latinoamericana y/o española que circule con dignidad, no cuenta al día de hoy con una edición de sus Obras Completas. Sus libros son inencontrables y por tanto hoy su poesía es inasible. Ha permanecido, eso sí, en la memoria y en la escritura de otros poetas que, en muchos casos, lo señalan como un maestro. Decir que Cunha es "un poeta de poetas" es, en parte, honroso, y en parte injusto. Porque sus varias poéticas transitan con naturalidad de lo experimental a lo popular, de lo telúrico a lo intelectual, de la tradición a la ruptura. Se sabía que Cunha había dejado un gran número de libros inéditos, fielmente guardados por su mujer, Wilda Belura. El legado no era ficción sino 46 títulos que dejó bajo un título común y significativo: Señal de vida. Sabía que, a la corta o a la larga, volvería de la noche por segunda vez, como lo hiciera por vez primera a los 19 años, con El pájaro que vino de la noche. Es la Academia Nacional de Letras (con apoyo del Fondo Capital de la comuna capitalina, y el aporte de las editoriales Cal y Canto, Banda Oriental, Feria Nacional de Libros y Grabados) quien emprende, finalmente, la imprescindible tarea de darlos a conocer en cuatro tomos, el primero de éstos ya en circulación (diciembre, 2000). El volumen (509 páginas) incluye ocho títulos, con sus correspondientes, abundantes, secciones. Estos son : Letromaquia (de la A a la U); Viejos preteridos versos; Del suelo al cielo solos; El cantar de novolver y otros cantares; Revoltijo o de todo un poquito; De mi tierra; Cenizario; Por último (Menudencias). Sin desmerecer el emprendimiento, ni la elegante cubierta en blanco y negro (con foto de un impecable joven Cunha), ni el cuidado de una composición sin erratas, llama la atención, sin embargo, que en la "advertencia" (anónima) no se den datos sobre los criterios de esta edición inaugural. No se dice en base a qué parámetros se ordena la salida de estos inéditos; se prefirió no incluir algunos libros, pero no se dice por qué, ni cuáles. No se dan las fechas de composición de los mismos (pueden no existir) pero tampoco se explicita, entonces, por qué se comienza por éstos y no por otros. Se podría alegar que son "atemporales" (de hecho ningún libro lo es), o que Cunha prefirió dejar de lado las fechas (cosa rara pero posible), pero no se advierte al lector, ni a la crítica, sobre tales posibilidades.Es factible que estos textos formaran parte del "taller incesante" del poeta, que nunca dejó de trabajar y reversionar incluso sus libros ya cerrados. Algo de esto, de su modus operandi, igual, hace falta decirse. Acaso esta carencia se subsane en tomos subsiguientes, pero tampoco se anuncia. En un corpus tan complejo en formas y estilos, lo adecuado sería explicar el cómo y el cuándo de estos inéditos, o al menos el cómo de este abundante rescate que se acomete. Lo exigen la necesaria vertebración y la reinserción histórica que su obra demanda y merece. Señal de apertura y otros sonidos

allá donde las lagunas son el cielo...
 
 
Allá donde las lagunas son el cielo Tuve mi vacación de vacas verdes E......
vine para decir tu primavera...
 
 
Vine para decir tu primavera Digo para nombrar dulce tus aves Por abri......
cómo no estás en mis arterias
 
 
Si eres flor cómo no estás fija en un tallo Apenas balanceada por este......
aquella vez y allá cuando solía...
 
 
Aquella vez y allá cuando solía Allá y aquella vez tengo presente Pero......
cuando reímos amándonos ríe el planeta
 
 
Cuando corremos y caemos riéndonos Abrazados confundidos con la alegrí......
Continúe en Poemas de ALBERTO GIRRI »»»

Esta es la página 1 de un total de 1