top

Red DE OCIO Y LITERATURA »

  Canciones
  Humor
  Más Poemas
  Poemas amor
  Chistes
  Fútbol
  Examen de Conducir
  Películas

Poemas de EUNICE ODIO

EUNICE ODIO
Eunice Odio (1922-1974). En el panorama de la poesía hispanoamericana escrita por mujeres hay algunos nombres que deberían figurar en primera fila. Sin embargo, por varias razones, entre las que cuenta una casi inexistente distribución de textos a nivel internacional, la obra de esas escritoras pasa inadvertida. Una de ellas, es Eunice Odio (San José, 1922 - México, 1974). La riqueza polivalente de sus poemas, dominio de los recursos líricos, universalidad temática y cosmovisión mítica que ensancha los contornos espacio-temporales de sus textos, obligan al estudioso de la poesía de Eunice Odio a darle un lugar prevalente en las letras hispanas. Eunice fue una escritora autodidacta de vastísima cultura, la cual acumuló a base de abundantes y desordenadas lecturas. Se inició en las letras en 1945, con la publicación de sus primeros poemas en Repertorio Americano, periódico literario fundado y dirigido en Costa Rica por Joaquín García Monge. Dos años después, se le otorgó el prestigioso premio centroamericano de poesía "15 de Septiembre", por su poemario Los elementos terrestres, el cual se publicó en Guatemala, en 1948. A raíz de la acogida que se le dio en ese país y la indiferencia de Costa Rica, se hizo ciudadana guatemalteca. Y años después adoptó la de México. Zona en territorio del alba, su segundo libro, fue escogido para publicarlo en Argentina en 1953 como representante de la mejor poesía centroamericana de aquel momento. Un año después, terminó su obra maestra, El tránsito de fuego, de cuatrocientas cincuenta y seis páginas, el cual fue publicado en El Salvador en 1957. En este extenso poema Eunice Odio dejó definitivamente cincelada su voz lírica en la geografía de Hispanoamérica. Los últimos años de su vida en México los vivió en la más lamentable penuria y soledad. Tanto, que en 1974 su cadáver fue hallado en la bañera en estado de putrefacción, después de varios días de muerta. Al recibir tan nefasta noticia, Juan Liscano expresó su indignación en los periódicos de Venezuela porque para él era increíble que en Latinoamérica se desconocieran los textos de Eunice Odio, a quien él calificó de "poeta excepcional, apabullante". Sin embargo, a partir de la antología titulada Eunice Odio - Rescate de un gran poeta, editada por Liscano en 1975, se ha intensificado la recuperación de textos de Eunice. Además, en la actualidad la crítica seria se está ocupando sistemáticamente de su poesía.

epígrafe (ii)
 
 
Tiende el oído y óyeme esta canción que es como semilla de estaciones.......
ausencia de amor (ii)
 
 
Amado Hoy te he buscado sin hallarte por entre mi ciudad y tu ciudad e......
genesis
 
 
a Jaime Sabines Se desahogan como flor en otoño, con e......
flor esdrújula
 
 
I Zulay quiere un teléfono de mano, (monstruo pequeño para la sortija)......
germinación (i)
 
 
Oh don, Oh don de sí, tu pelo albo discurso, designio azul, futuro de ......
razones
 
 
Amo tus canas Y las ganas de amarme Cuando tus ojos ......
hoy
 
 
Me inunda un vacío aterrador es como un desierto con arena dorada......
canción del esposo a su amada
 
 
Asomada a mi pecho Tatuada en él como la edad y el daño. Como una suav......
amar- mar
 
 
Vértigo al contacto con el mar sanguíneo de tu piel tan parecido ......
una vida
 
 
a Efraín Huerta Una vida estéril es un año ......
germinación (ii)
 
 
Alguien pasa rozándome las venas y se abre el surco entre la flor y el......
ausencia de amor (i)
 
 
I Amado en cuyo cuerpo yo reposo, Cómo será tu sueño cuando yo te he b......
consumación (i)
 
 
Tus brazos como blancos animales nocturnos afluyen donde mi alma suave......
consumación (ii)
 
 
Ah, si yo siquiera te encontrara un día plácidamente al borde de mi mu......
posesión en el sueño
 
 
Ven amado Te probaré con alegría. Tú soñarás conmigo esta noche. Tu cu......
epígrafe (i)
 
 
Tu mano en que desdoblan ruiseñores su pálido desnudo, su ancho pecho ......
posesión en el sueño
 
 
Ven Amado Tu cuerpo acabará donde comience para mí la hora de tu ferti......
acorde final
 
 
Al borde de alegres segadores tiembla el agua, y ofrece para el orden ......

Esta es la página 1 de un total de 1