top

Red DE OCIO Y LITERATURA »

  Canciones
  Humor
  Más Poemas
  Poemas amor
  Chistes
  Fútbol
  Examen de Conducir
  Películas

Poemas de ALFONSO REYES

ALFONSO REYES
Alfonso Reyes (1889-1959). 1. INTRODUCCIÓN Escritor mexicano, uno de los grandes humanistas de América, figura excepcional, que trabajó muy diversas disciplinas y ocupó un lugar singular en la cultura de México, con radiaciones hacia todo el mundo hispánico y, también, cosa poco frecuente, hacia el Brasil. 2. UNA FORMACIÓN CLÁSICA Este polígrafo, nacido en Monterrey, Nuevo León, fue miembro del grupo Ateneo de la Juventud (1909-1913), movimiento de renovación cultural y artística en el que varios jóvenes intelectuales, como Pedro Henríquez Ureña, Antonio Caso y José Vasconcelos, se organizaron para leer a los clásicos. Fue ésta una de las improntas que más huella dejaría en sus vidas y en sus temáticas: el encuentro con los clásicos griegos. “En Grecia, —dice Carlos Monsiváis— encuentran la inquietud del progreso, el ansia de perfección, el método, la técnica científica y filosófica, el modelo de disciplina moral, la perfección del hombre como ideal humano”, en suma, todo aquello que caracteriza su vasta obra. Exiliado en España (1914-1924) un año después de la muerte de su padre, el general Bernardo Reyes, se relaciona con las más importantes figuras literarias del momento. Se formó en la escuela de Menéndez Pidal y luego en la estética de Benedetto Croce, y pronto publicó numerosos y sabios ensayos sobre la poesía del Siglo de Oro español, entre los que destacan sus trabajos sobre el barroco y Góngora; además, fue uno de los primeros en estudiar a sor Juana Inés de la Cruz. De esa época son sus obras: Cartones de Madrid (1917), reunión sintética de varias estampas suculentas y con gran sentido del humor; su breve obra maestra, Visión de Anáhuac (1917), en la que revisa la labor de la conquista de México, la paulatina y trágica desecación del valle (véase Valle de Anáhuac) y la ya perdida transparente región, además de El suicida (1917) y El cazador (1921). 3. UNA FIGURA CLAVE AMERICANA De 1924 a 1939 (año en que regresa a México) vive como diplomático en Francia, Argentina y Brasil, y no es exagerado decir que se convierte en una figura esencial del continente hispánico, como lo atestigua el propio Borges. Entre sus ensayos de esos años se cuentan: Cuestiones gongorinas (1927), Simpatías y diferencias (1921-1926), Homilía por la cultura (1938), Capítulos de literatura española (1939 y 1945) y Letras de la Nueva España (1948). Maestro de la lengua, de 1939 a 1950 está en la cumbre de su madurez intelectual y escribe una larga serie de libros sobre temas clásicos, como La antigua retórica y Última Tule de 1942, El deslinde (1944), La crítica en la Edad Ateniense (1945) o Junta de sombras (1949). También escribió sobre problemas mexicanos y americanos, y sobre otros temas muy variados: Tentativas y orientaciones (1944), Norte y Sur (1945), La X en la frente y Marginalia, ambos de 1952. Entre sus traducciones se encuentra parte de la Iliada de Homero, en 1951. Aunque ocupó cargos diplomáticos y fue director de El Colegio de México, institución creada para recibir a los exiliados de la República española, su definición fundamental fue la de escritor, sentando así las bases del profesionalismo en la literatura mexicana. Su trabajo con el mundo clásico no se limita al de la erudición, es más bien una reinvención de metáforas poéticas y hasta políticas que definen nuevas perspectivas para articular la realidad mexicana, como su Discurso por Virgilio (1931). En Ifigenia cruel (1924), poema dramático en el estilo del teatro clásico, el mito contado por Eurípides se reinventa y se transforma en una reflexión sobre la identidad y el pasado, una alegoría de su propia vida y también de la del México surgido de su propia Revolución. Quizá el mejor Reyes es el de los ensayos escritos con una gran economía de medios y erudición clara y precisa, lo que lo ha convertido sin discusión en el paradigma de la ensayística latinoamericana y en el maestro de México. Hasta ahora, sus obras completas abarcan más de 25 tomos.

apenas
 
 
A veces, hecho de nada, sube un efluvio del suelo. De repente, a la ca......
quédate callado...
 
 
Quédate callado y solo: casi todo sobra y huelga. De la rama el fruto ......
caricia ajena
 
 
Exhalación clara que anhelas —a no perturbar un temblor— por iluminar ......
visitación
 
 
—Soy la Muerte— me dijo. No sabía que tan estrechamente me cercara, al......
la señal funesta
 
 
I Si te dicen que voy envejeciendo porque me da fatiga la lectura o me......
consejo poético
 
 
La cifra propongo; y ya casi tengo el artificio, cuando se abre el pre......
ausencias
 
 
De los amigos que yo más quería y en breve trecho me han abandonado, s......
ifigenia cruel (i)
 
 
Personas: Ifigenia, sacerdotisa y sacrificadora Orestes, náufrago Píla......
a enrique gonzález martínez
 
 
Muchas sendas hollé, muchos caminos solicitaron el afán creciente, de ......
la tonada de la sierva enemiga
 
 
Cancioncita sorda, triste, desafinada canción; canción trinada en sord......
caravana
 
 
Hoy tuvimos noticia del poeta: Entre el arrullo de los órganos de boca......
ifigenia cruel (ii)
 
 
II CORO Pero callemos, que un pastor color de tierra, vago engendro ......
ifigenia cruel (iv)
 
 
IV Toas y el séquito. Suspensión entre los que llegan y los que esta......
ifigenia cruel (iii)
 
 
III Entran hombres con los cautivos atados. ORESTES atado, apedread......
a eugenio florit
 
 
Florit, la primavera se desborda y vuelca Flora el azafate henchido, y......
el verdugo secreto
 
 
Vives en mí, pero te soy ajeno, recóndito ladrón que nunca sacio, a qu......
el llanto
 
 
Al declinar la tarde, se acercan los amigos; pero la vocecita no deja ......
glosa de mi tierra
 
 
Amapolita morada del valle donde nací: si no estás enamorada, enamórat......
para un mordisco
 
 
Propio camaleón de otros cielos mejores, A cada nueva aurora mudaba de......
la amenaza de la flor
 
 
Flor de las adormideras: engáñame y no me quieras. ¡Cuánto el aroma ex......
ifigenia cruel (fragmento)
 
 
Os amo así: sentimentales para mí, haciendo, a coro, para mí uso, un a......
ifigenia cruel (v)
 
 
V ORESTES ¿Diré, Pílades, el nombre que azuce las bandadas de nombre......

Esta es la página 1 de un total de 1