top

Red DE OCIO Y LITERATURA »

  Canciones
  Humor
  Más Poemas
  Poemas amor
  Chistes
  Fútbol
  Examen de Conducir
  Películas

Me enajeno - Poemas de César De Jesús Molina


 
 
Me enajeno
Poema publicado el 12 de Febrero de 2021

Me Enajeno

Me seducen los pigmentos de tus iris
oscuras,
faros cósmicos incandescentes.
Sin emular cielos o mares,
son espejos que proyectan mis asombros
al mirarte .

Me embelesan tus cabellos rebeldes ,
no son amaneceres de oro que aparecen
entre los cerros
encandilando a las nubes con sus amarillos
fogosos .
Ni atardeceres  de grana intensa que se
marchan
hasta sentir la nostalgia masiva que aprisiona
al ocaso.
Más bien, atrapan la oscuridad
infinita
de las noches de invierno
invitando a soñar despiertos :
! Sublime seria ser brisa que se entrelaza entre ellos ,
para tenuemente rozarte ,
cuello,
espalda y
caderas .

Me hipnotiza la irregularidad de tu
sonrisa blancuzca
libre de arquitecturas perfectas .
¿ Cómo cambiar simetría ,
por la honestidad del alma efusiva?

Me somete la anorexia de tus labios :
horizontalidad concentrada en esencia .
Derroche de malabares lúdicos que  al besar embriagan.
Adicción erótica que sempiternos
vuelven tus besos.

Me subyuga tu perenne elocuencia por humilde ,
noble...
directa.
Tu paladar sátiro te desnuda en vitrina cristalina.
¿ Qué importa que sea escaso tu
verbo ,
si carecen de sinónimo tus palabras?

Me conquista tu caminar evasivo,
frágil y coqueta denotas
feminidad ,
eludiendo pasarelas
de egocéntricas retaguardias
químicas..

Me enamora  tu corazón de
niña
que hiperactiva incesante palpita
al verme llegar ;
y serena  irradias mansedumbre
de mar exhausta  ,
en el dormitar de las
olas,
cuando al pernoctar sobre  mi
pecho,
arrullas mis cansancios.

Me excita en demasía tu sensualidad  bipolar .
A veces sometes ,
segura de ti ;
y de vez en vez me mimas
sumisa ,
aún cuando en la sinfonía del
orgasmo ,
el clímax lo gobiernas tú.
Porque no eres acróbata ,
solo amas.
Y en segundos o en horas ,
tú entrega es total.

Me enajeno ?.
Sí, me enajeno ,
en la prisión de tus virtudes.
Me enajeno,
pero cuan dulce es ser esclavo
de tu sencillez desbordada.

¿Te gusta este poema? Compártelo:
«« más poemas de César De Jesús Molina